Potaje de Vigilia de mi familia

Potaje de Vigilia de mi familia

Ingredientes:
  • 300gr. garbanzos
  • 300gr. espinacas congeladas
  • 1 trozo/ lomo bacalao salado
  • 1 cebolla francesa
  • 2 hojas de laurel
  • 3 rebanadas pan frito
  • 1 huevo cocido
  • 1 ajo
  • 6 o 7 hebras de azafrán en rama
  • Agua, sal y aceite de oliva

¡A mi padre le encantaba el Potaje de Vigilia! En realidad, a mi padre le gustaba todo lo que fuera de cuchara y que no fuera blanco... La verdad, mi madre solía hacerlo bastante y especialmente en Semana Santa y todos lo comían, menos yo. Como a mí no me gusta, nunca me interesé por aprender la receta, así que he tenido que llamar a mi tía Julia, experta cocinera también, y me ha dado la receta. Al final os pongo sus trucos propios, que son especiales. Estoy segura de que os va a encantar.


Antes de empezar a cocinar, el día anterior tienes que poner los garbanzos en remojo y el bacalao a desalar. Es importante que el bacalao esté en agua mínimo 24h. ve cambiando el agua.

Ya ha pasado el día, y ahora hay que ponerse manos a la obra. Tienes que cocer los garbanzos. lo mejor, usa una olla express. Echa los garbanzos lavados, añade agua, la suficiente para que los cubra y un dedo de altura más. Añade 1 hoja de laurel y déjalos cociendo unos 20 minutos. Si quieres, los puedes usar cocidos ya. Lávalos bien y te ahorras éste paso.

Desmiga el bacalao ya desalado y resérvalo.

Ahora, pica la cebolla muy picadita. En una sartén pon aceite de oliva, que cubra el fondo, y echa la cebolla a pochar. A fuego lento y que se poche bien.
Mientras, fríe las 3 rebanadas de pan. Para hacerlo sólo tienes que poner aceite en una sartén y freír el pan hasta que veas que está hecho por ambas partes (se queda de color marrón y muy crujiente). Escúrrelo un poco.

En un mortero, maja el diente de ajo con el pan y las hebras de azafrán en rama. Y lo echas a la sartén con la cebolla ya pochada. Echa otra hoja de laurel. Da un par de vueltas y añádelo a los garbanzos. Remueve un poco el guiso.

Ahora, escalda las espinacas congeladas en agua hirviendo. Cuando veas que están sueltas, las escurres y las echas junto con el resto del guiso.

Ya casi estamos. Añade el bacalao, y deja todo cociendo durante unos 10 minutos para que los sabores se liguen.

Por último, añade el huevo cocido y picado. Prueba de sal, y está a tu gusto, ¡ya lo tienes!


Trucos de la tía: Ella echa cominos y una cucharada de piñones al majado, y además también pone un par de puñados de alubias. Pero ésto, es a tu elección.

3 comentarios:

  1. yo tampoco lo comeria titi pero mami dice que sin bacalao esta muy rico. igual tambien se puede hacer cmo dice. besos

    ResponderEliminar
  2. hola! te hemos concedido un premio best blog. como no encontramos tu mail de contacto pasate por nuestro blog recetasemergencias.blogspot.com.es para saber como conseguir tu distintivo de premiada y seguir con la cadena...
    gracias!
    nos hemos hecho seguidoras!

    ResponderEliminar
  3. De pequeña odiaba el potaje de vigilia, pero con el tiempo he cambiado de opinión, en esto y en muchas cosas... me ha gustado mucho el tuyo!! Me quedo por aquí para estar al tanto!!
    Un besito

    ResponderEliminar