Sopas de ajo

SOPAS DE AJO

Ingredientes:

  • 1/2 barra de pan del día anterior
  • 6 dientes de ajo
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • Aceite de oliva virgen
  • Agua y sal


Aún recuerdo el olor de las sopas de ajo de mi madre cuando las hacía y yo entraba en casa. Es de esos olores de los que siempre te vas a acordar y que te traen momentos a la mente que son indescriptibles.
Este olor es uno de ellos. Me encantaba que las hiciera los días de invierno, y hasta se las hemos pedido en Navidad porque nos gustaban muchísimo.

La verdad, es que un plato muy fácil de hacer y sobre todo rapidísimo.


¿Y qué es lo que hacemos siempre antes de empezar? Si!!! ¡Preparar los ingredientes!

En una fuente, trocea el pan en pedacitos de unos 2 cm más o menos, no los hagas ni muy grandes ni muy pequeños porque se desharán.

Ahora lamina los ajos pelados. No los cortes muy finos para que no se quemen y amarguen.

En una sartén profunda o una cazuela, pon aceite de oliva, que cubra la base. Añade los ajos a sofreír. Cuando veas que están doraditos, pero no marrones, añade el pan y remueve todo bien. Si ves que falta aceite, echa un poco más. Añade la cucharada de pimentón dulce. El de La Vera es el mejor, y yo tengo la suerte que mi amiga Cristina me lo trae, pero si no tienes, usa el normal. Remueve rápidamente y déjalo unos 30 segundos. Que no se queme el pimentón porque entonces amarga.
Es el momento de echar el agua. Calcula 2 tazas por persona, y con media barra tienes para 2 personas. Echa media cucharada sopera de sal. Prueba a ver si está a tu gusto, y si no, después de unos minutos vuelve a probar hasta que lo ajustes.

Deja cocer todo a fuego medio durante unos 7 minutos.....¡Listo! como diría mi amiga Judith: ¡No me puede gustar más!

¡En esta receta no hay truco! Es tan fácil y simple que haciéndolo así saldrá riquísima.

Pollo y verduras con soja y miel

Pollo y verduras
con soja y miel

Ingredientes:
  • 1 pechuga de pollo entera
  • 250gr. brócoli congelado
  • 250gr. setas
  • 2 cebollitas francesas
  • 2 cucharadas soperas de salsa de soja
  • 3 cucharaditas de miel
  • Aceite de oliva virgen
  • Arroz basmati
  • Agua
  • Sal

Siempre me he preguntado cómo harían en la cocina oriental ese tipo de platos con esos sabores, y seguramente hay mil recetas por la red, pero es muy difícil encontrar la mayoría de los ingredientes, así que el otro día, pensando, se me ocurrió esta receta. Tiene un sabor especial, es muy rápida de hacer, además se cocina con el microondas y es muy sana. Espero que os guste tanto como me ha gustado a mí.

Prepara los ingredientes (ya sabes que siempre lo digo, y así ahorrarás tiempo y esfuerzo).

Pon el brócoli en una fuente o plato apto para el microondas y mételo a máxima potencia durante 3 minutos. No hace falta que lo descongeles, ni lo cuezas; mételo así y ya verás como se hace.
Mientras, trocea la pechuga de pollo en daditos. Por eso tiene que estar entera, para que puedas hacer trocitos.
Ya está hecho el brócoli. Resérvalo.

Usa las setas de las bandejas de los súpermercados, y después de lavarlas bien, córtalas en trozos y en una fuente, mételas al microondas 3 minutos.
Mientras, pela y trocea las cebollas. No hagas trozos muy pequeños. Haz como gajos.

En una sartén pon 3 cucharadas de aceite de oliva y pon a freír la cebolla. Cuando esté dorada (no mucho) añade el pollo). No eches sal a nada y ve removiendo mientras se sofríe.

Ahora, en un cuenco, pon la soja y la miel. Mételo en el microondas 1 minuto. Sácalo y remueve bien para que ligue la mezcla.

Añade el brócoli y las setas a la sartén para que sofría todo junto al pollo y la cebolla. Cuando veas que el pollo está hecho, añade la salsa. Remueve bien todo y déjalo unos 3 minutos en la sartén, que veas que reduzca la salsa. Prueba de sal. Si ves que está a tu gusto, no añadas más sal. Principalmente porque la soja es muy salada y si añades sal al resto de ingredientes puede ser que no te lo puedas ni comer...

Ahora haz el arroz basmati como indica el fabricante y ponlo de acompañamiento. ¡Ya está!

Truco: Puedes añadir piñones crudos a la sartén o anacardos y los salteas junto con el resto de ingredientes si quieres darle un toque diferente.

Churros caseros. Receta fácil

CHURROS CASEROS

Ingredientes:
  • 1 taza de harina
  • 1 taza de agua
  • 1 nuez de mantequilla
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Aceite
  • Azúcar

En las tardes de frío, siempre apetecen unos buenos churros. Cerca de casa, había una churrería de las de toda la vida, y muchos fines de semana, mi madre nos compraba churros para merendar o desayunar. Ahora, ya no existe y cada vez es más difícil encontrar churrerías así que, ¿por qué no hacerlos tú? Es mucho más fácil de lo que piensas. Y están buenísimos. Tarde de invierno....¡chocolate con churros!

Los ingredientes que lleva los tienes seguro siempre en casa, así que lo primero es prepararlos.

Con esta masa te sale 1 docena, pero puedes duplicar las cantidades para que te salgan más. Es importante que siempre sea la misma cantidad de agua que de harina.

En un cazo, pon el agua a hervir con la sal y la nuez de mantequilla. Cuando llegue a ebullición, retíralo del fuego, y de golpe, añade la harina. Remueve bien con una cuchara de madera. Cuando veas que está bien ligado, deja que temple un poco, pero no mucho, porque si se enfría del todo, la masa se endurece.

Ahora ya está templada, así que hay poner aceite suficiente en una sartén para freírlos.

Mete la masa en una churrera, pero si no tienes, que es lo más común, utiliza una manga pastelera con boquilla de estrella. Cuando el aceite esté bien caliente, empieza a echar la masa haciendo círculos que cierren. Con la ayuda de los dedos, y con cuidado de no quemarte, tienes que ir cortando la masa según vayas haciendo cada uno. Es decir, acercas la manga a la sartén, comienzas a echar la masa, y cuando veas que lo has cerrado, corta con los dedos y haz el siguiente. Cuando estén hecho por un lado, dáles la vuelta. Al sacarlos, colócalos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa. ¿Ya los tienes fritos? Sólo falta espolvorearlos con azúcar, hacer el chocolate o café y...¡a comer!

Truco: No eches muchos a la vez en la sartén, porque al freírlos se pueden pegar unos a otros. Y si quieres darle un toque diferente, añade una cucharada de canela a la mezcla.