Vieiras gratinadas de mamá

Vieiras gratinadas de mamá

Ingredientes:

  • 1/4k carne de vieiras
  • 1/2 cebolla
  • 1 dedo de vino blanco.
  • Leche
  • 1 cucharada de harina
  • Aceite, Sal, Pimienta
  • Pan rallado
Mi familia siempre ha sido de mar. Aunque no lo tengamos tan cerca como nos gustaría, siempre que podemos nos acercamos nosotros. Mi madre nos hizo quererlo, respetarlo y que fuera parte de nuestra vida.Y como nos gusta tanto el mar, más nos gusta lo que él nos da. 

Ésta es la receta de las vieiras gratinadas que hacía mi madre. 


La carne de vieiras la puedes encontrar en cualquier sitio. La venden congelada principalmente. A no ser que vivas en una zona de costa no las vas a encontrar frescas a buen precio. Pero no importa, las congeladas son igual de buenas. Lo ideal sí sería que te hicieras con unas conchas de vieira.  Si las lavas bien después de usarlas, se pueden reutilizar para más ocasiones y queda mucho más bonita la presentación, pero si no las consigues, se puede presentar en cazuelitas de barro o porcelana.
Para empezar, como siempre, preparamos los ingredientes. Una vez descongelada la carne de las vieiras en el frigorífico, tienes que trocearlas. No hagas los trozos muy grandes, pero tampoco muy pequeños porque se tiene que notar que hay carne de vieiras.

A continuación pica la cebolla muy fina. En una sartén vamos a hacer una bechamel. Cubre el fondo de la sartén con aceite de oliva. Hay gente que utiliza mantequilla, así que eso está en el gusto personal de cada uno. A mí me gusta con aceite de oliva virgen. Ahora echa la cebolla picada a pochar. No la frías mucho ni que se queme. Sólo póchala. . Ahora añade una cucharada sopera bien grande de harina. Remueve enérgicamente con las varillas. Deja que se fría unos segundos, para eliminar el sabor de la harina cruda. Añade el vino y deja que se consuma el alcohol. Puedes eliminar el vino si no te gusta mucho. A continuación añade la leche poco a poco. Yo creo que con unos 350ml tienes suficiente pero si ves que te queda poca masa añade más. Remueve todo para que no te salgan grumos, y ya sabes, si no consigues eliminar los grumos a golpe de varilla, mete la batidora y echa otra vez el contenido a la sartén. También así eliminarías los trozos enteros de la cebolla, por si hay alguien que le gusta el sabor pero no la textura. Ahora echa la sal, la pimienta y prueba. Si está a tu gusto, añade la carne de vieira. Deja cociendo todo sin dejar de remover durante unos minutos. Cuando veas que la masa está hecha, y eso es cuando espesa y borbotea. retíralo del fuego. Ahora con la ayuda de una cuchara rellena cada concha o cazuelita con la masa. Que no sobresalga mucho para que no desborde. Deja enfriar unos minutos. Mientras, enciende el horno a 210º. Ahora falta gratinarlas sólo. Espolvorea por toda la superficie de la masa el pan rallado. que quede cubierto por todas partes pero sin pasarte mucho de espesor. Añade unas escamas pequeñas de mantequilla y mételas en el horno ya caliente hasta que veas que se ha tostado el pan y que están bien gratinaditas. ¡Ya está!

Truco de mamá: Si usas las conchas, para presentarlo y que no se escurran por los platos de los comensales puedes hacer dos cosas: una cama de canónigos o lechuga sobre la que colocarás la concha y la segunda opción es coger sal marina gorda, hacer un montón en cada plato y colocar encima la concha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario