Tarta de Manzana. Como las de las tiendas...

TARTA DE MANZANA.
Como la de las tiendas

Ingredientes:
  • 1 lámina de hojaldre
  • 2 manzanas
  • 4 hojas de gelatina
  • Crema pastelera
  • Azúcar

Para la crema pastelera:
  • 50gr. o 1/3 cup maizena (harina de maiz)
  • 1/2l. de leche
  • 3 yemas de huevo
  • 1 cuacharadita vainilla líquida
  • 100gr. o 1 cup de azúcar.
  
 Existen infinidad de recetas de tartas de manzana; las hay de bizcocho, con canela, con compota, hasta tartas del revés, como es la Tarta Tatin, pero ésta es como la que venden en las pastelerías. Además justo ésta, es la tarta favorita de mi amiga Cristina. Y yo, debo decir que de todas las tartas de manzana que he probado, también me quedo con esta.

Lo primero que hay que hacer es precalentar el horno a 180º. Unta con mantequilla un molde, idealmente de los desmontables, y coloca la lámina de hojaldre en el molde. Para recortar la masa sobrante, pasa un rodillo por el borde y tira hacia abajo. Nunca hacia arriba o levantarás la masa del molde. Como no queremos que suba la masa, tendrás que hacerlo de la siguiente forma: coloca papel de horno sobre la masa y encima, un kilo de grabanzos secos. Si ya has probado más recetas de este blog, ¡seguro que los tienes guardados de otras ocasiones! Y si no, recuerda que los puede reutilizar muchas veces. No los tires.
Mételo en el horno durante unos 10 minutos. Sácalo después, pero no apagues el horno. Lo vamos a usar de nuevo.

Ahora, vamos a hacer la crema pastelera. 

En un cazo, por la leche junto al azúcar a hervir. Cuando rompa el hervor, retírala del fuego. Mezcla las yemas con la maizena y el extracto de vainilla. Si no tienes vainilla líquida, la puedes usar en polvo, o echar una ramita de vainilla en la leche cuando vayas a hervirla. 

Cuando la leche esté medio templada, echa la mezcla del huevo a la leche, remueve y ponla de nuevo en el fuego. A partir de ahora es como una bechamel. Tienes que remover bien, todo el rato, hasta que veas que ha espesado lo suficiente. Entonces retírala del fuego y déjala templar.

Mientras se templa, corta las manzanas. No lo hagas antes porque se oxidan muy rápidamente. Elimina la piel y el corazón y haz cortes finos, como en la foto.

Ahora, distribuye la crema sobre el hojaldre semi-hecho. ¡Toca decorar y colocar la manzana! Vamos a empezar por la circunferencia mayor, la de fuera, para terminar por el centro. Usa los trozos más grandes para fuera y los pequeños para el centro. Fíjate en la foto. Sólo hay que ir colocando uno encima de otro, en círculos.

Ahora, espolvorea la superficie con azúcar y mételo en el horno durante 20 minutos a 180º. Verás que la manzana se va asando.

A 5 minutos de que esté lista, haz la gelatina. Es lo que hará que el aspecto sea como el de las pastelerías.  Coloca las 4 hojas de gelatina neutra en agua, para que se hidrate. Lo he intentado con gelatina en polvo, pero no queda igual. De verdad, es mejor la gelatina en hoja, y sin sabor. Una vez pasados los 5 minutos, retíralas del agua. En un cazo pequeño, por un dedo de agua y caliéntalo, que no hierva. Añade las hojas y remueve para que se disuelvan.

¿Ya está la tarta lista? Pues sácala del horno y echa la gelatina por encima. Usa una brocha o una cuchara y repártelo. No tengas miedo porque aunque parezca muy líquido y que estás echando agua, al enfriarse se solidifica.

Mete la tarta en la nevera durante un par de horas, para que la gelatina haga su función.

¡Ya está! Puedes acompañarla de helado de vainilla. Verás que volverás a hacerla.

Truco: Usa los trozos de la manzana que no hayan salido bien cortados para cubrir una primera capa. Cubre toda la base, y luego decórala. Así habrá más manzana. La menos bonita no se verá, pero sabrá igual de rica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario