Arroz Negro, receta tradicional y receta rápida

ARROZ NEGRO, receta tradicional y receta rápida

Ingredientes:  
  • 1 sepia grande
  • 250gr. gambas peladas
  • 6 dientes de ajo
  • 1 tomate maduro
  • 1 ñora
  • perejil
  • Tinta de calamar
  • Aceite de oliva virgen, Sal
  • Arroz
  • Agua o caldo de pescado

Bueno, como sabéis, mi madre era experta en hacer arroz. Siempre le encontraba el punto perfecto. Este arroz es ideal para aquellos que no les gusta mancharse las manos, porque lo encontrarás todo pelado. Para ésta época del año, no hay nada que siente mejor que un buen arrocito, y si encima puede ser en la playa ¡mejor! pero no hace falta que te vayas a un restaurante porque con ésta receta te va a salir perfecto. De todas formas, también encontrarás después la receta rápida de Rubén. Se le ocurrió a él, yo se la di a mi madre y cuando había prisa, la hacía y ¡es igual de buena!

Receta tradicional:

Recuerda, preparamos los ingredientes para luego trabajar mejor. Y comenzamos con lo que más se tarda, para terminar con lo que menos. ¡Prioriza siempre! y si podemos utilizar productos que nos faciliten el trabajo, pues mejor. Es el caso de las gambas y la sepia. Las gambas las venden peladas y congeladas y la sepia también. Así que descongela siempre en la nevera para mantener la cadena del frío y el alimento. Lo puedes sacar del congelador la noche anterior.

Corta la sepia en trozos pequeños, de 1 cm2 más o menos. ¡No hace falta que los midas! lo importante es que no sean muy grandes. Elimina la boca, pero usa el resto. Las gambas se quedan enteras, porque con la cocción se encogen y quedarían tan pequeñas....

Ahora pela el tomate y pícalo. Si no te apetece pelarlo, usa tomate triturado o natural en lata.
En una paellera o paella (y si no tienes puedes usar una sartén grande) echa unas 5 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen. Ponlo a calentar. Cuando esté listo, añade el tomate en trozos, la ñora y 4 dientes de ajo, con su piel, y con un pequeño corte para que no salten. Una vez sofrito, retira la ñora y añade la sepia. Deja friendo bien durante 2-3 minutos y removiendo, pero no te pases porque terminará de hacerse cuando cueza.
Ahora añade las gambas. Remueve rápidamente porque se hacen en seguida, y añade el arroz. 1 taza por comensal y 2 1/4 de agua por cada taza. Remueve todo bien, que el arroz coja bien el resto de ingredientes y deja friendo un minuto más o menos. Añade ahora el caldo de pescado o agua (con las medidas que he indicado).

Ahora en un mortero, vamos a hacer un majado. Coge 2 dientes de ajo pelados, 1 cucharada de perejil picado y una cucharada de sal. Machaca bien y échalo. La sal ayudara a que los ajos no salten del mortero... Prueba de sal y ajusta a tu gusto. Por último echa la tinta de calamar. Si te gusta muy oscuro echa 2 sobrecitos, pero si no, con uno servirá. Lo venden en las pescaderías, grandes superficies, e incluso la venden congelada, así te durará más.
Deja cocer hasta que se haya consumido el agua y remueve poco de vez en cuando. Cuando esté casi consumida, retira del fuego, remueve de abajo hacia arriba para que respire, tápalo y espera 5 minutos para que repose y termine de hacerse. Así no se pasará y estará perfecto. ¡Mmmmmmmm....!


Receta Rápida:

Esta es la receta súper rápida del arroz negro. Para hacerla, tienes que seguir la receta del  arroz base mágico de mamá  Si, el arroz blanco. Sigue todos los pasos. Cuando el arroz esté casi listo, sólo tienes que retirar el laurel y añadir 2-3 latas pequeñas de calamares en su tinta, pero retira el exceso de aceite de la lata. Lo echas en el arroz, remueves, y dejas reposando 5 minutos. ¡Espectacular!

Cualquiera de las dos recetas están buenísimas. Una, si tienes más tiempo, y la otra para un apuro.


Truco: Puedes añadir el zumo de 1/2 de limón a la cocción del arroz. Le dará un toque especial y además ayudará a que no se pase. ¿Y si lo acompañas con Alioli..... ?



Pasta de verano de mamá



Pasta de verano de mamá


Ingredientes:

  • Espirales de colores
  • 200 gr. Jamón de york o pavo frío
  • 1 lata de Piña en su jugo pequeña
  • mayonesa

Cuando hace calor y estás en la playa, no suele apetecer comida caliente, por eso en verano, mamá nos hacía esta pasta fresquita. Cuando volvíamos de la playa, estaba lista y fresca de la nevera para comer. La verdad es que se agradecía. La puedes preparar de un día para otro, no se tarda nada y está muy buena.


Ya sabes, lo primero que hay que hacer siempre, preparar los ingredientes y empezar con lo que más se tarda para terminar con lo que menos.


Cuece la pasta; mi madre usaba espirales, pero puedes usar macarrones, penne, rigatonni o cualquier pasta que no sea tipo tallarines o espagueti. La pasta tipo espagueti no admite todo tipo de salsas. Por eso, es mejor usar esas. 


Corta el jamón de york, pechuga de pavo fría, o jamón de pavo (lo que te guste más) en taquitos. Ahora coge la lata de piña. Que no sea muy grande. De las pequeñas que son de 220gr. y que no sean en almíbar. Es mejor las que van en su jugo, porque no llevan azúcares añadidos. Trocea la piña en trozos pequeñitos. 


Una vez cocida la pasta, durante unos 8-9 minutos,  y ya sabes, es mejor al dente que muy cocida, refréscala debajo del grifo con agua fría. Déjala escurrir bien. 
Ahora en un bol coloca la pasta, y añade el jamón de york y la piña. Por último añade mayonesa a tu gusto. Te podría decir cantidades, pero  el uso de la mayonesa es muy personal. Puedes hacerla casera, con cuidado en verano, o de bote. Puedes echar más o menos, dependerá de cómo te guste. Si quieres, empieza con 3 cucharas soperas. Remueve toda la mezcla y ve añadiendo más hasta que veas que está a tu gusto. Déjala en la nevera durante al menos 1 hora antes de comer porque fresquita está muy buena.


Truco de mamá: para cocer la pasta puedes añadir un chorrito de aceite, un diente de ajo y una hoja de laurel. Le da un toque diferente y de sabor. Y si quieres darle un toque aún mas especial, machaca unas hojas de menta o hierbabuena y mézclalas con la mayonesa, mmmmm.....









Tarta de queso fría (sin horno)

Tarta de queso fría 
sin horno

Ingredientes:



  • 1 tarrina de queso cremoso para untar
  • 3 cucharadas leche condensada
  • 150gr. azúcar glas
  • 20 galletas maría
  • 125gr, de mantequilla
  • 4 cucharadas nata espesa
  • 4 hojas de gelatina 
  • 1 molde de silicona



Esta receta de tarta de queso es rapidísima de hacer. Vamos, en unos 15- 20 minutos está hecha, no necesita horno, lo único es que necesita un par de horas en nevera, aunque realmente, cuando está buena es al día después de hacerla. ¡Es increíble! Empezamos.


Prepara los ingredientes. Lo primero que hay que hacer es triturar las galletas. Hay que molerlas en una picadora, robot de cocina...pero si no tienes, coge un paño limpio, mételas haciendo una bolsa y machaca bien con un mortero, botella....hasta que estén bien trituradas.
Coloca la mantequilla en un recipiente apto para microondas y derrítela durante 30 segundos. Añádela a la  galleta y une bien los dos ingredientes. Es muy fácil. Ahora, engrasa un poco el molde con la mantequilla y coloca la galleta en la base. Presiona bien con la ayuda de una espátula o cuchara y llevándolo por todo el molde, intenta que quede bien repartido. Mete el molde en la nevera (para que no baile ponlo en un plato) y continúa con la receta.


Ahora hidrata las hojas de gelatina. Colócalas en un plato con agua fria y déjalas unos 5 minutos, tiempo en el que vas a hacer la parte que falta de la tarta. En un bol mezcla el queso, la nata espesa, la leche condensada y el azúcar glas con varillas. Mezcla y une bien todos los ingredientes. Ahora, coloca un dedo de agua en un bol pequeño y caliéntalo en el microondas durante 30 segundos. Coge las hojas de gelatina y mételas dentro. Remueve bien con las varillas para que se deshagan bien, y une la gelatina a la crema. Remueve todo muy bien con las varillas. Que todo quede bien integrado. Saca el molde de la nevera, echa la mezcla encima de la galleta y vuelve a meterlo en la nevera durante al menos 2 horas, pero si son 24h ¡mejor! Desmolda y ¡ya está! Puedes cubrirla con coulis de fresa, mermelada de tu sabor favorito, sirope, chocolate, nata montada... decórala con frutas, tienes mil opciones, o cómetela así mismo. ¡ESPECTACULAR!


Truco: no uses un molde con muchas aristas, y para desmoldar bien, pasa una puntilla por el borde del molde. Coge un plato y pásalo por debajo del grifo para que esté húmedo. Coloca el plato encima del molde. Dale la vuelta para que la tarta salga. Ahora vuelve a girarlo sobre el otro plato, pero ya sin molde claro. ¡Ya está! el agua te va a ayudar a que la parte de arriba de la tarta no se pegue el plato y al darle la vuelta no se te rompa. Ya verás qué fácil. 





Gazpacho, Gazpachito, de mi hermano Raúl

Gazpacho, Gazpachito
de mi hermano Raúl


Éste es mi hermano. Y al igual que a mí, mi madre le enseñó a cocinar. Él cocina también muy bien. Experimenta con nuevas cosas y además entre sus amigos, hace unos años, hacían concursos de pinchos. Casi siempre ganaba él....
Reconozco que me ha costado que me diera sus recetas, las guarda celosamente, pero no es para menos. Aquí encontraréis 3 recetas diferentes de gazpacho. ¡Y con trucos!
Desde el más tradicional, al más refrescante e innovador.
 ¿Con cuál te quedas?


GAZPACHO TRADICIONAL

Ingredientes:
  • 1 kg. de tomate natural o una lata de Kg. de tomate natural triturado o enteros.
  • 2 pepinos
  • 1 ó 2 pimientos verdes 
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla 
  • Media barra de pan duro
  • Sal, aceite y vinagre al gusto




Primero, pela los tomates, o usa una lata si no tienes tiempo. Pásalo por el chino para eliminar las pepitas.
El pan tiene que ser del día anterior y se dejará en agua toda la noche.
Pica el ajo. Escurre el pan y mételo todo en un recipiente para poder batirlo. Añade un chorro de aceite de oliva. Pásalo todo por la batidora y añade sal y vinagre al gusto. 
Pica el pimiento y la cebolla para usar en la presentación únicamente y que cada uno se sirva al gusto. Mételo en la nevera antes de tomar para que esté bien fresquito. 

Mi hermano me ha contado que mi tía Carmina le echaba 1/2 manzana y su gazpacho era el mejor....

Truco: se puede cambiar el pan por una patata cocida, ambos ingredientes son para dar espesura. Y si lo haces espeso, de cuchara, se puede acompañar con gambas peladas, huevo duro picado, nueces...





GAZPACHO DE SANDÍA

Como a mí no me gusta el gazpacho, le he pedido a él esta receta. Suele tener bastante éxito y es refrescante y muy ligera. ¡Para el veranito!


Ingredientes:
  • Media sandia
  • 1 kg. de tomates rojos o un bote de 1 kg. de tomate natural triturado.
  • Sal, aceite y vinagre

Para empezar, como siempre, hay que preparar los ingredientes. Hay que limpiar la sandía. Pélala y saca trozos para eliminar las pepitas.
Ahora ya venden sandías sin pepitas, pero si no la encuentras, no te preocupes, porque no se tarda tanto. ¿ya lo tienes? Pues ahora pasamos a los tomates. Puedes hacer dos cosas: o pelas los tomates de uno en uno, o usas un bote de 1k. de tomate natural entero o triturado.  Si quieres ahorrar tiempo, te aconsejo la lata.

Ahora, tienes que pasarlo todo por el chino. Así eliminas pepitas que se te "hayan colado" e imperfecciones. Una vez lo tengas, y para que sea más fino, tritura todo con la batidora. Añade un chorrito de aceite de oliva, sal al gusto, y por supuesto, si te gusta, añade vinagre. Mételo en la nevera para que esté fresquito. ¿Más fácil y rico? ¡Imposible!

Truco: Si en lugar de vinagre de vino utilizas de módena, le darás el toque dulce.





GAZPACHO DE YOGUR

Al darme esta receta me he reído mucho. Todos los veranos, los hermanos y nuestras familias, pasamos juntos un fin de semana en nuestra casa de la playa. El verano pasado, mi hermano hizo este gazpacho. Cuando fue a dárselo a mi sobrino de 11 años, éste puso cara rara. Mi hermano le dijo:-¿Te gusta el yogur?- y mi sobrino asintió. Le preguntó de nuevo: -¿Te gusta el tomate?- y mi sobrino asintió. Y le volvió a preguntar: -¿Te gusta el pepino?- a lo que mi sobrino contestó que no. Entonces mi hermano sonriendo le dijo: -Pues te va a gustar-. Mi hermana y yo nos reímos muchísimo, tanto como mi sobrino al contárnoslo. 

Ingredientes:

  • Un yogur natural sin azúcar 
  • Aceite sal y vinagre al gusto.
  • Un pepino


Éste es muy fácil. Se pela el pepino, se corta en trocitos, y se mete en un baso de batidora, se le añade el yogur, la sal y el vinagre al gusto. Se bate bien y a la nevera a enfriar. 

Prueba los tres; seguro que te gustan todos. 

¡Gracias por compartir tus recetas hermanito!



Tarta de Manzana. Como las de las tiendas...

TARTA DE MANZANA.
Como la de las tiendas

Ingredientes:
  • 1 lámina de hojaldre
  • 2 manzanas
  • 4 hojas de gelatina
  • Crema pastelera
  • Azúcar

Para la crema pastelera:
  • 50gr. o 1/3 cup maizena (harina de maiz)
  • 1/2l. de leche
  • 3 yemas de huevo
  • 1 cuacharadita vainilla líquida
  • 100gr. o 1 cup de azúcar.
  
 Existen infinidad de recetas de tartas de manzana; las hay de bizcocho, con canela, con compota, hasta tartas del revés, como es la Tarta Tatin, pero ésta es como la que venden en las pastelerías. Además justo ésta, es la tarta favorita de mi amiga Cristina. Y yo, debo decir que de todas las tartas de manzana que he probado, también me quedo con esta.

Lo primero que hay que hacer es precalentar el horno a 180º. Unta con mantequilla un molde, idealmente de los desmontables, y coloca la lámina de hojaldre en el molde. Para recortar la masa sobrante, pasa un rodillo por el borde y tira hacia abajo. Nunca hacia arriba o levantarás la masa del molde. Como no queremos que suba la masa, tendrás que hacerlo de la siguiente forma: coloca papel de horno sobre la masa y encima, un kilo de grabanzos secos. Si ya has probado más recetas de este blog, ¡seguro que los tienes guardados de otras ocasiones! Y si no, recuerda que los puede reutilizar muchas veces. No los tires.
Mételo en el horno durante unos 10 minutos. Sácalo después, pero no apagues el horno. Lo vamos a usar de nuevo.

Ahora, vamos a hacer la crema pastelera. 

En un cazo, por la leche junto al azúcar a hervir. Cuando rompa el hervor, retírala del fuego. Mezcla las yemas con la maizena y el extracto de vainilla. Si no tienes vainilla líquida, la puedes usar en polvo, o echar una ramita de vainilla en la leche cuando vayas a hervirla. 

Cuando la leche esté medio templada, echa la mezcla del huevo a la leche, remueve y ponla de nuevo en el fuego. A partir de ahora es como una bechamel. Tienes que remover bien, todo el rato, hasta que veas que ha espesado lo suficiente. Entonces retírala del fuego y déjala templar.

Mientras se templa, corta las manzanas. No lo hagas antes porque se oxidan muy rápidamente. Elimina la piel y el corazón y haz cortes finos, como en la foto.

Ahora, distribuye la crema sobre el hojaldre semi-hecho. ¡Toca decorar y colocar la manzana! Vamos a empezar por la circunferencia mayor, la de fuera, para terminar por el centro. Usa los trozos más grandes para fuera y los pequeños para el centro. Fíjate en la foto. Sólo hay que ir colocando uno encima de otro, en círculos.

Ahora, espolvorea la superficie con azúcar y mételo en el horno durante 20 minutos a 180º. Verás que la manzana se va asando.

A 5 minutos de que esté lista, haz la gelatina. Es lo que hará que el aspecto sea como el de las pastelerías.  Coloca las 4 hojas de gelatina neutra en agua, para que se hidrate. Lo he intentado con gelatina en polvo, pero no queda igual. De verdad, es mejor la gelatina en hoja, y sin sabor. Una vez pasados los 5 minutos, retíralas del agua. En un cazo pequeño, por un dedo de agua y caliéntalo, que no hierva. Añade las hojas y remueve para que se disuelvan.

¿Ya está la tarta lista? Pues sácala del horno y echa la gelatina por encima. Usa una brocha o una cuchara y repártelo. No tengas miedo porque aunque parezca muy líquido y que estás echando agua, al enfriarse se solidifica.

Mete la tarta en la nevera durante un par de horas, para que la gelatina haga su función.

¡Ya está! Puedes acompañarla de helado de vainilla. Verás que volverás a hacerla.

Truco: Usa los trozos de la manzana que no hayan salido bien cortados para cubrir una primera capa. Cubre toda la base, y luego decórala. Así habrá más manzana. La menos bonita no se verá, pero sabrá igual de rica.

Quiche de Mariscos, receta rápida

Quiche de Mariscos, receta rápida
Ingredientes:
  • 3 huevos
  • 1 lámina de masa quebrada/ hojaldre
  • 200ml. nata espesa
  • 1 lata de mejillones en escabeche
  • 1 lata de atún
  • 1 lata de almejas o navajas
  • 1 lata pimientos rojos
  • 100gr. gambas peladas
  • 2 cebollitas francesas
  • 1 tomate
  • 1 diente de ajo
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva virgen
Hace poco, una compañera de trabajo, Julia, me preguntó si tenía alguna receta de quiche que no fuera de jamón y queso, la verdad, no la tenía, pero justo anoche, se me ocurrió probar. Esta quiche de marisco es muy fácil de hacer, se hace con cosas que solemos tener en casa y es rápida y sencilla. Lo mejor es que está buenísima y en nada la tienes hecha.

Como siempre, preparamos los ingredientes, pero antes, enciende el horno a 220º y déjalo precalentar.

Pica la cebolla, el ajo y el tomate y ponlo en una sartén con 2 cucharadas de aceite de oliva. Déjalo sofreír a fuego medio, que no se queme, que se haga despacito. Mientras, abre todas las latas para picar los ingredientes. Lo primero, el pimiento. Trocéalo y añadelo a la sartén cuando empiece todo a pocharse. Escurre todos los líquidos de las latas. No los vamos a usar. Trocea los mejillones, las almejas y añádelos a la sartén. Puedes usar almejas, navajas, navajuelas, berberechos...cualquier molusco que te guste, pero no los dejes muy enteros, bueno, si son berberechos si...  Ahora, añade la lata de atún. Trocea las gambas y échalas en último lugar, ya que es lo que más rápido se hace. Deja todo sofriendo a fuego bajo y remueve de vez en cuando. Prueba de sal para ver si está a tu gusto.
Ahora coge un molde, engrásalo con mantequilla para que no se pegue. Coloca la lámina de hojaldre encina, cubriendo bien los bordes y laterales. Para cortar lo que sobra, solo tienes que poner un poco hacia fuera esos bordes, pasa un rodillo por encima y lo cortará. Para retirarlo, hazlo siempre en dirección hacia la abajo, no lo hagas hacia arriba o se levantará la masa. 

Ya tienes la masa en el molde. Ahora bate 3 huevos en un bol. Bien batidos. Añade la nata, y vuelve a batir. Añade a esta mezcla el contenido de la sartén y remueve todo bien. Vierte todo en la masa. Reparte bien para que no se quede todo en un sólo lado. 

Ahora, mételo al horno durante 20 minutos. ¡Ya está! Verás que se infla un poco en el horno, pero no pasa nada porque cuando la saques del horno, bajará. Deja reposar 5 minutos antes de comerla. De verdad, yo no soy muy de quiches pero ésta con marisco, me parece espectacular.

Truco: para vaciar sin problema el líquido de las latas, ábrelas, dejando un poco sin abrir, presiona hacia dentro, deja caer el líquido y con la ayuda de un tenedor, levanta. Es más fácil, no corres riesgo de que se te caiga todo el contenido y se escurre muy bien. La receta lenta sería usando los ingredientes naturales, cociendo cada uno de ellos. Si tienes tiempo, hazla.


Ensalada Caliente de Espinacas Frescas

Ensalada Caliente de Espinacas Frescas


Ingredientes:

  • 1 bolsa espinacas frescas
  • 150gr. bacon ahumado
  • queso de cabra
  • 5 champiñones
  • Tomates cherry
  • Aceite
  • Sal
  • Limón



Con la llegada del verano lo que más apetece es comer ensaladitas frescas. No digo que no apetezca también comer otras cosas, pero las ensaladitas son rápidas de hacer, ligeras y perfectas para esta temporada. La primera vez que comí espinacas sin cocer con fue con esta ensalada, y la verdad, me sorprendió y me ¡encanto! Eso sí, hay que hacerla individualmente, cada plato es una ensalada. 
Lo primero que tienes que mirar es el tipo de espinaca que comas. Si la hoja es muy grande, serán más duras y cuanto más pequeñas, más tiernas. Ya venden incluso brotes de espinacas, y son perfectas para esta ensalada de espinacas. 


Aunque dicen que van lavadas, yo las suelo lavar. Sólo hay que lavarlas con agua del grifo y dejarlas escurrir. Mientras escurren, vamos a ir haciendo los siguientes ingredientes. 


Corta el bacon en trocitos tanto si viene en lonchas como si es un taco entero. También venden ya taquitos de bacon cortados, así que puedes comprarlos ya hechos y ahorrarte este paso. 


Lava bien los champiñones. Elimina el tronco y lamina muy fino el champiñón. No se va a cocinar, se va a echar crudo. Si no lo has probado nunca, ya verás que rico está. 


Lava y corta en mitades los tomates cherry (unos 4 por persona). 


Haz rodajas de queso de cabra en rulo (unas 2 por persona).


Ahora, en una sartén pon a calentar 3 cucharadas de aceite de oliva virgen. Echa el bacon y fríelo. El punto dependerá de ti, de si te gusta muy hecho o poco hecho,  pero no lo tuestes mucho.
Mientras, coloca las espinacas escurridas en platos individuales. Ahora reparte el bacon, junto con su aceite, por cada uno de los platos. Tiene que estar caliente cuando lo eches, porque eso, ablandará la espinaca. 


Después del bacon, reparte los champiñones laminados, los tomates cortados y añade sal al gusto. Rocía con un poco de zumo de limón y remueve. Ya casi está... ahora que ya está el plato bonito y has limpiado los bordes, coloca el queso de cabra en el centro. En rodajas para que cada comensal lo parta¡A comer!


Truco: para hacer más interesante el queso de cabra, rebózalo primero por huevo y luego por pan rallado varias veces, fríelo, y al partirlo se deshará... la opción es menos ligera, pero muy interesante.