Mejillones rellenos (Tigres)

Mejillones Rellenos de Mamá
(Tigres)


Ingredientes: 

Para la masa:
  • 1/2 k de mejillones
  • 1 cebolla
  • 2 hojas de laurel
  • Harina o Maizena
  • Leche
  • Aceite
  • Sal
  • 4 cucharadas salsa de tomate
  • Pimentón dulce


Para el rebozado:
  • Pan rallado
  • Huevo
  • Aceite



En casa se iba a la compra los sábados por la mañana, y temprano para encontrar lo más fresco.
Mi madre compraba siempre en mercado. Había cosas que compraba en grandes superficies, pero la carne, pescado, mariscos, verduras y frutas, siempre en el mercado y decía que la fruta y la verdura no tenían que resplandecer porque significaba que tenían ceras. Cuánto más feas, mejor, porque significa que son de huerta de verdad y el sabor es increíblemente diferente. 
Hacer la compra era como una actividad familiar. ¡Íbamos los 5! Y teníamos la ruta marcada. Lo mejor, los caprichos que podías tener y que sabías que caían; a mí me daba por los carabineros. Ese día, hacía paella de marisco siempre. Lo recuerdo como algo muy nuestro, de nuestra familia: El día de mercado. 


Hacer los mejillones rellenos o como se suelen llamar, tigres, es más fácil de lo que parece. 


Lo único es la espera para que la masa temple bien. Lo mejor es hacerlos un día y terminarlos al siguiente, pero puedes hacerlos tras un par de horas desde que comienzas. ¿Preparados? Pues empezamos.


Prepara los ingredientes: Comienza con los mejillones. Lávalos y límpialos bien. Vas a usar las conchas por lo que tienen que estar muy limpios. Puedes restregar unos con otros para limpiarlos. El mejillón tiene que ser siempre vivo. Es decir, un mejillón abierto está muerto y estará malo. Compra sólo los cerrados. Evita los sacos porque te pueden salir muchos malos, mejor que el pescadero te los elija de uno en uno, pero los mejillones, berberechos, almejas, coquinas, chirlas...tienen que ser siempre vivos, nunca los compres abiertos. 
Si aún así no te fías mucho, venden unas bolsas de mejillones, ya cocidos, que vienen al vacío. Te servirán, pero tienes igualmente que limpiar bien las conchas, eso sí, te evitarás un paso, así que si tienes prisa, usa estos. 


Elige las conchas más grandes y bonitas, porque serán las que rellenes. 


En una cazuela honda por una cucharada de sal, 2 hojas de laurel y 3 dedos de agua. Lleva a ebullición. Echa los mejillones a cocer. Tardan muy poco. Remueve un poco para que se abran todos. Ésta operación no dura más de 4 minutos. ¿ya están todos abiertos? pues apártalos a un plato y cuela el caldo de la cocción. Este caldo tiene que estar muy limpio porque lo vamos a usar.


Ahora corta la cebolla en trocitos, corta los mejillones en trocitos y reserva las cáscaras. Colócalas en una fuente para que luego sea más fácil rellenarlas. 


En una sartén, pon 4 cucharadas de aceite de oliva virgen y echa la cebolla a sofreír. Cuando esté transparente, añade una cucharada sopera de harina o maizena y con unas varillas, remueve bien todo para que la harina se fría y no salgan grumos. Añade una cucharadita pequeña de pimentón dulce y remueve rápidamente. Deja unos segundos y añade un vaso del caldo colado de la cocción de los mejillones y un vaso de leche. Remueve. Si ves que hay grumos, pasa la mezcla por una batidora y regresa de nuevo a la sartén. Ahora mete la carne de los mejillones en trocitos, añade una cucharada de salsa de tomate o tomate frito y que se vaya haciendo como la masa de las croquetas. Prueba de sal y ajusta. No puedes dejar de remover. Todo este proceso es removiendo. 


Verás que la masa está hecha porque empiezan a salir como pompas espesas, la masa hace como "pluf" "pluf" (No es la mejor descripción pero no se me ocurre otra).


Cuando veas que ya está, retira del fuego y con la ayuda de una cuchara, ve rellenando las conchas reservadas. Si te sobra masa, no importa. Puedes hacer croquetas con ella, rellena bien, pero que no desborde. 


Ahora tiene que enfriarse. Lo mejor es guardarlo en la nevera un día y hacerlos al día siguiente, pero si no quieres, tendrás que esperar al menos 2 horas antes de freírlos. 


Ya ha pasado un día, ahora es la parte más fácil. Bate un huevo, pasa los mejillones por el huevo, luego pan rallado y fríelos en aceite y por ambos lados. ¡ya está! Espectacular. Están buenísimos y los puedes poner de aperitivo, como acompañamiento, de plato único en la cena. Y a los niños les va a divertir comer de la concha. 


Truco de mamá: si te gusta el picante, utiliza pimentón picante en lugar del dulce. Los tigres se pueden congelar. Hazlo una vez empanados y sin freír. Se colocan en un recipiente y se tapan con papel de aluminio. Si te salen varias plantas, separa una de otra con una servilleta de papel. 





3 comentarios:

  1. Me ha sobrado masa, pero me quedó demasiado líquida como para hacer croquetas. Alguna idea de qué hacer con ella?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Clara, si tienes recipientes de barro o cristal pequeños que puedas usar para el horno, los puedes rellenar como si fueran las cáscaras y gratinar con un poco de pan rallado por encima. Si no, puedes rellenar canelones o incluso cocer láminas de lasaña, colocar la masa en medio,cubrir con una bechamel suave y gratinar. Si lo haces así, puedes incluso congelarla.

      Eliminar
  2. Gracias! Al final, por no complicarme la existencia, he hecho una crema de mejillones y gambas. Le he echado una pastilla de caldo de pescado y un poco de agua, lo he pasado por la batidora y con un poco de perejil le he dado un hervor.

    ResponderEliminar