Langostinos Crujientes

Langostinos Crujientes


Ingredientes:

  • Langostinos crudos
  • Papel de arroz
  • Aceite
  • Ajo en polvo
  • Sal
  • Salsa agridulce





La primera vez que compré láminas de papel de arroz, no sabía muy bien para qué usarlo ni cómo hacerlo. En un catering probé una vez una cosa que me gustó mucho y se me ocurrió que a lo mejor podría intentarlo. No es lo mismo, pero estos langostinos crujientes son un gran aperitivo y muy rápidos de hacer. Además si tienes invitados es perfecto.

 
El papel de arroz lo puedes encontrar en cualquier súper o en grandes superficies. Suele estar con la comida oriental y se usan para hacer rollitos de primavera. Éste papel de arroz viene seco y hay que hidratarlo con agua caliente pero es muy fácil. 


Usa el número de langostinos que tú quieras hacer, calcula que de cada lámina de papel de arroz envolverás 2 o incluso 3 como máximo. 


Prepara los ingredientes: pela los langostinos. Puedes usar gambas, gambones...lo que prefieras. Inserta un palillo en cada uno para que luego no se retuerzan al freírlos. 


Ahora hidrata el papel de arroz. Para hacerlo tienes que ser de uno en uno porque si metes más de uno se pegan entre sí. En una fuente coloca agua caliente (sirve del grifo) y mete la lámina. Cuando la veas transparente del todo sácala y colócala sobre un paño limpio. Pasa una servilleta de papel por encima con golpes suaves para eliminar el agua (si no, no se pegan). Con un cuchillo bien afilado córtala en 3 partes iguales (aunque suelen ser redondas puedes hacerlo longitudinalmente) verás que se te pueden pegar pero igualmente se despegan y no pasa nada si se te rompen un poco porque luego lo vas a cubrir. 


Echa en cada una de las partes ajo en polvo y un poco de sal. Coloca el langostino con el palillo y envuélvelo. Resérvalos hasta que hayas envuelto todos. Repite el proceso tantas veces como langostinos tengas. 


Ahora en una sartén echa aceite, el suficiente para freír y fríelos por ambos lados. Tienen que estar crujientes. 


Una vez fritos ponlos en papel de cocina para que suelten el exceso de grasa, retira el palillo y ¡a emplatar! 


Acompáñalos de salsa agridulce. Verás que ricos y qué bien quedan.


Truco: Si no te gusta el sabor del ajo, usa pimienta o incluso curry en polvo. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario