Huevos Villaroy de Mamá

Huevos Villaroy de Mamá


Ingredientes:

  • 3 huevos cocidos
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta
  • 1/2l de Leche
  • 1 cucharada de harina
  • Pan rallado
  • 1 huevo
  • Aceite para freír
La verdad es que nunca más he vuelto a comer huevos villaroy sin que mi madre los hiciera. Una vez los vi en un restaurante en San Sebastián, los tenían de pincho, pero no lo pedí. ¡Los que hacía mi madre estaban tan ricos!




Es una receta muy fácil, pero al llevar masa, es importante que repose un día al menos, para que se enfríe bien y luego puedas trabajar con ella. 


La base de los huevos, es una masa como de croquetas. Prepara los ingredientes, salvo el huevo crudo, y el pan rallado. 


Lo primero que hay que hacer es cocer los huevos. Lávalos bien y mételos en agua a hervir durante 10 minutos. Enfríalos bajo el grifo para que se puedan pelar bien. 


Corta cada huevo en 3 o 4 rodajas y resérvalas. Prepara una fuente honda en la que vayan a caber todas. Ahora, comenzamos a hacer la bechamel. En una sartén pon aceite que cubra el fondo, cuando esté caliente, añade la harina y remueve con varillas. Pasados unos 30 segundos, la harina ya estará cocinada, es hora de añadir la leche. Empieza poco a poco sin dejar de remover, hasta que la eches toda. Echa sal y pimienta al gusto. Cuando veas que la masa está lista (y esto es cuando ves que se ha hecho mucho más espesa y borbotea), echa una parte en la fuente como de 1 cm de grosor. Ahora coloca los huevos cortados y con espacio entre las rodajas. Acuérdate de cómo los colocas. Cuando los tengas repartidos, echa el resto de la masa para que los cubra y deja enfriar. 


Si los haces en el día, tendrán que reposar al menos 2 horas, pero mejor que metas la masa en la nevera y esperes hasta el día siguiente. 


Ha llegado la hora de moldear. ¿Recuerdas cómo los habías colocado verdad? pues corta la masa de forma que el huevo quede en medio. 


Bate un huevo, prepara pan rallado y pon aceite a calentar para freír. Ahora coge el trozo de masa que has cortado y dale forma. La que tú quieras, puedes hacer bolitas redondas, dejarlas cuadradas e incluso usar un corta pastas con forma. Ahí depende de tu imaginación. Ahora, pásalo por el huevo, que esté bien por todas partes, y por el pan rallado y ve friéndolos. Colócalos en un papel absorvente para eliminar el exceso de aceite y ¡ya lo tienes! 


Truco de mamá: Puedes añadir ajo en polvo, cebolla, orégano, cualquier especia que te guste, a la masa para darle sabores diferentes. Si ves que la bechamel no te queda bien, pásala por la batidora y luego vuelve a echarla en la sartén a dejar cocer. 

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por las recetas,probaré esta a ver que tal se me da.Es un blog muy bonito.Y sobre todo,se nota que tu madre sabe cocinar y le sobra tanta pasion en lo que hace que te ha dejado una huella inolvidable.Espero consegur lo mismo con mis hijas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Moisés! Muchas gracias por tu comentario. Si, mi madre era la mejor cocinera del mundo para mí, y siempre lo hacía con mucho amor. Estoy segura que tu conseguirás lo mismo con tus hijas. Feliz Navidad!

      Eliminar