Masa Para Pizza Casera



Ingredientes:(para 4 pizzas individuales)

  • 50gr. de levadura fresca
  • 510gr harina de fuerza
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 325ml. de agua templada
  • 12 gr. de sal


He buscado un montón de recetas de masa de pizza, y tras ver unas cuantas, ésta que encontré es la que más me convenció. Tanto que parece que en casa ya nunca más vamos a llamar para que nos la traigan. 

Tiene un par de pasos, pero es muy rápida de hacer. Y más casera no puede ser. Te olvidarás de las masas congeladas, o pre-cocinadas si la pruebas.


La levadura fresca la puedes encontrar fácilmente en todos los grandes súper mercados. Suele estar al lado de las masas frescas preparadas, y tiene que estar en nevera. Son unos cubitos pequeños de 25gr. y vienen 2 paquetes en cada uno, por lo que 1 pack entero te sirve para hacer esta masa, de la que te salen 4 pizzas. 
La harina tiene que ser de fuerza, y ésta también la encuentras en los súper. Lo pone en el paquete. "harina de fuerza" no sirve de repostería ni la normal. 


Lo primero que tienes que hacer es organizarte todos los ingredientes. 


Ahora que ya los tienes, prepara un bol grande con el agua templada. Añade la levadura fresca desmenuzada con los dedos. Remueve para que se deshaga bien. Ahora añade sólo 2 cuchardas de harina, la sal y el azúcar. Remueve todo bien y dejar reposar 10 minutos.


Cuando hayan pasado los 10 minutos, queda como una mezcla con burbujas. Eso es que la levadura ha empezado a hacer su trabajo. Ahora empieza a echar la harina poco a poco removiendo y reserva como 4 cucharadas de harina para el amasado final. 
Saca todo del bol y usa una superficie limpia y espolvorea harina para poder trabajar encima. Amasa todo unos 5 minutos haciendo movimientos envolventes. Ahora haz una bola y dejar reposar la masa durante 30 minutos tapada con un paño limpio y en un lugar cálido. No lo pongas en la nevera. 


¿Ya han pasado los 30 minutos? Verás cómo ha crecido la masa. Ahora toca extender.
Separa la masa en 4 trozos. Con la ayuda de un rodillo, estira la masa y dale forma. Usa la harina que habías separado para trabajar con estas masas individuales. No eches mucha más harina o se quedará dura. La masa es elástica y a veces se pega, por eso tienes reservada esa harina, para añadirla pero sin pasarnos. 


Enciende el horno a 200º. Coloca papel de horno sobre la bandeja y coloca en él la masa ya estirada. Ahora toca cubrirla. La puedes cubrir de lo que más te guste. Yo uso primero tomate frito, esparciéndolo con una cuchara, luego añado orégano, queso mozzarella rallado y a partir de ahí lo que más me apetezca: jamón, tomate natural, bacon, chorizo, huevo... 


Cuando hayas puesto los ingredientes que más te gusten, métela en el horno caliente durante 5-7 minutos o hasta que veas que está hecha por todas partes.  De verdad, está buenísima. ¡Presto!


Truco: la masa se puede congelar. Puedes hacer bolitas, envolverlas en papel film transparente y sacarlas 1 hora antes de hacer la pizza. Así siempre tendrás masa casera. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario