Coliflor rebozada (¡para niños!)

Coliflor Rebozada (¡para niños!)

Ingredientes:

  • Coliflor Cocida
  • Aceite
  • Sal
  • 1 Huevo
  • Harina
  • Limón




Nunca me ha gustado la coliflor. La verdad es que de todas las verduras es la que menos me gusta, no sé si se por la textura o por el olor al cocerla, pero aún así, mi madre conseguía que la comiera, porque ésta, es una de las dos únicas maneras de las que me la puedo comer.

Prepara los ingredientes. Ya sabes. Si lo haces antes siempre, ahorras tiempo y no corres el riesgo de que se quemen las cosas.

Puedes usar coliflor fresca y limpiarla bien y cocerla, o si no, y más rápido, coliflor congelada. La tendrás que cocer igualmente, pero es más rápida. Echa la sal al cocerla.

Cuando ya tengas los ramilletes cocidos, lo único que tienes que hacer es poner aceite en una sartén a calentar. El mismo aceite y cantidad que usarías para freír patatas. Bate el huevo en un plato, colócate otro plato con harina y una fuente con papel absorbente. Ahora, pasa los ramilletes por harina primero, luego por huevo, y échalos a la sartén. y fríelos por todas partes. Verás que están fritos cuando estén dorados. No los frías mucho. Al sacarlos de la sartén, pásalos a la fuente con papel absorbente para escurrir un poco el aceite. De ahí, a una fuente de servir y listo. Se puede servir con un poco de limón (¡adoro el limón!) o con una salsa de tomate. A los niños les encantará.

Truco de mamá: Si echas un poco de ajo en polvo a los ramilletes antes de pasarlos por la harina y el huevo conseguirás un sabor diferente. Para que la coliflor no huela al hervirla, cuécela con una cebolla entera y pelada. Absorve una gran parte del olor.

Arroz de Verduras de la Tía Carmina

Arroz de Verduras de la Tía Carmina

Ingredientes: 

  • Arroz
  • Ajo
  • 1 tomate
  • Cebolla
  • ½ k verduras congeladas (sin patata)
  • Sal
  • Agua
  • Aceite
  • Perejil
  • Colorante alimentario
  • Limón

Cuántas veces hemos ido a casa de mi tía Carmina, y siempre le pedíamos lo mismo: arroz de verduras. Ella lo hacía en sartén y nos chupábamos los dedos, así que le pedimos la receta y la comparto con vosotros.
Para comenzar, pela el tomate, y añade la piel resultante a 1l de agua con media cebolla. Déjalo cocer ya que será el agua que después uses en el arroz.
Las verduras, pueden ser congeladas; puedes usar una bolsa de verduras de menestra, pero sin patata porque entonces el arroz no te saldrá bien. No sirven las de ensaladilla.
En una cazuela, sartén o paellera, pon a freír el tomate pelado en trocitos, con 3 dientes de ajo enteros. Recuerda hacerles un corte para que no salten. Una vez sofrito, añade las verduras congeladas y sofríe unos minutos más. Mientras, haz un majado en un mortero con 2 dientes de ajo, un poco de perejil y una cucharada sopera de sal. La sal dependerá del arroz que eches. Esta receta es para 4.
Cuando la verdura esté sofrita, no dejes que se queme, añade el arroz, ½ taza por comensal y ya sabes, si 1 taza de arroz, 2 y ¼ de agua. Pasados unos 30 segundos desde que has echado el arroz a sofreír, vierte el agua colada resultante de la cocción, añade el majado, un poco de colorante alimentario y el zumo de ½ limón. Remueve todo bien y déjalo cocer hasta que casi no quede agua. Entonces retíralo del fuego y repite el truco de mamá.
Truco de mamá: se retira del fuego, se remueve el arroz de abajo hacia arriba y se deja reposando y tapado durante 5 minutos.




Masa Para Pizza Casera



Ingredientes:(para 4 pizzas individuales)

  • 50gr. de levadura fresca
  • 510gr harina de fuerza
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 325ml. de agua templada
  • 12 gr. de sal


He buscado un montón de recetas de masa de pizza, y tras ver unas cuantas, ésta que encontré es la que más me convenció. Tanto que parece que en casa ya nunca más vamos a llamar para que nos la traigan. 

Tiene un par de pasos, pero es muy rápida de hacer. Y más casera no puede ser. Te olvidarás de las masas congeladas, o pre-cocinadas si la pruebas.


La levadura fresca la puedes encontrar fácilmente en todos los grandes súper mercados. Suele estar al lado de las masas frescas preparadas, y tiene que estar en nevera. Son unos cubitos pequeños de 25gr. y vienen 2 paquetes en cada uno, por lo que 1 pack entero te sirve para hacer esta masa, de la que te salen 4 pizzas. 
La harina tiene que ser de fuerza, y ésta también la encuentras en los súper. Lo pone en el paquete. "harina de fuerza" no sirve de repostería ni la normal. 


Lo primero que tienes que hacer es organizarte todos los ingredientes. 


Ahora que ya los tienes, prepara un bol grande con el agua templada. Añade la levadura fresca desmenuzada con los dedos. Remueve para que se deshaga bien. Ahora añade sólo 2 cuchardas de harina, la sal y el azúcar. Remueve todo bien y dejar reposar 10 minutos.


Cuando hayan pasado los 10 minutos, queda como una mezcla con burbujas. Eso es que la levadura ha empezado a hacer su trabajo. Ahora empieza a echar la harina poco a poco removiendo y reserva como 4 cucharadas de harina para el amasado final. 
Saca todo del bol y usa una superficie limpia y espolvorea harina para poder trabajar encima. Amasa todo unos 5 minutos haciendo movimientos envolventes. Ahora haz una bola y dejar reposar la masa durante 30 minutos tapada con un paño limpio y en un lugar cálido. No lo pongas en la nevera. 


¿Ya han pasado los 30 minutos? Verás cómo ha crecido la masa. Ahora toca extender.
Separa la masa en 4 trozos. Con la ayuda de un rodillo, estira la masa y dale forma. Usa la harina que habías separado para trabajar con estas masas individuales. No eches mucha más harina o se quedará dura. La masa es elástica y a veces se pega, por eso tienes reservada esa harina, para añadirla pero sin pasarnos. 


Enciende el horno a 200º. Coloca papel de horno sobre la bandeja y coloca en él la masa ya estirada. Ahora toca cubrirla. La puedes cubrir de lo que más te guste. Yo uso primero tomate frito, esparciéndolo con una cuchara, luego añado orégano, queso mozzarella rallado y a partir de ahí lo que más me apetezca: jamón, tomate natural, bacon, chorizo, huevo... 


Cuando hayas puesto los ingredientes que más te gusten, métela en el horno caliente durante 5-7 minutos o hasta que veas que está hecha por todas partes.  De verdad, está buenísima. ¡Presto!


Truco: la masa se puede congelar. Puedes hacer bolitas, envolverlas en papel film transparente y sacarlas 1 hora antes de hacer la pizza. Así siempre tendrás masa casera. 



Rissotto casero de Almudena

Rissotto casero de Almudena


Ingredientes: 
  • Aceite de Oliva
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • Arroz
  • Quesos variados
  • Nata espesa
  • Sal
Siempre se ha dicho que la realización de un rissotto real es muy complicada, pero esta receta facilitará las cosas. Quizá no sea la original, pero desde luego es mucho más fácil, rápida y ¡sabe igual!

En un cazo, se pone aceite de oliva virgen. El suficiente para cubrir la base. Se añaden los ajos haciéndoles un corte trasversal para que no salten. Se añade la hoja de laurel y a continuación el arroz (ya sabes, receta de arroz mágico de mamá).
Se pondrá media taza de arroz por comensal y el doble y un poco más de agua que de arroz. (Si 1 taza de arroz, 2 y ¼ de agua) el arroz se tiene que sofreír durante un minuto aproximadamente y se añade el agua. Se deja cociendo el arroz hasta que el agua esté casi consumida. En ese momento, se echa el queso en daditos y el queso rallado. A continuación echas una cucharada de nata por cada ½ de arroz y remueves todo enérgicamente para que el queso se derrita y la nata espese. Se retira del fuego y se deja reposar 5 minutos. ¡¡A comer!! Puedes versionar este arroz añadiendo taquitos de bacon o pavo frío.

Truco: sirve cualquier tipo de queso que más os guste: Parmesano, queso cabrales, Edam, queso de cabra, manchego. El punto de la sal dependerá de si has echado quesos más fuertes o más suaves. Si usas quesos fuertes, echa menos sal.  

Lentejas Caseras "Light"



Lentejas Caseras "light"

A mi madre le encantaba la verdura. ¡Cualquiera de ellas! Y siempre que podía la metía en todos los platos. Y a mi padre le encantaban los platos de cuchara.
En casa nunca se han comido los platos de cuchara muy grasos, porque no nos gustaban, por eso esta receta de lentejas es, como diría ella, “lentejas light”.


Ingredientes:


  •        Lentejas
  •        2 patatas
  •       2 zanahorias
  •        1 puerro
  •        1 rama de apio
  •        1 hoja de laurel
  •        1 cebolla
  •        3 dientes de ajo
  •        Aceite
  •        Agua
  •        Sal
  •        Chorizo (opcional, y no tan light)


Pela todos los ingredientes. El apio, el puerro y las zanahorias córtalos en trocitos medianos por si hay alguien que no le gusta que puedas retirarlos. Las patatas córtalas en cuadraditos y el ajo y la cebolla se dejan enteros para poder retirarlos.


Para las lentejas, hay gente que las pone en remojo el día anterior, pero mi madre tenía un truco que encontrarás más abajo. Pon 1/2 taza de lentejas secas por persona. 

Pon todos los ingredientes en una cazuela, echa las lentejas precocidas o escurridas si las has tenido la noche anterior a remojo. Ahora toca el agua. Para saber cuánta agua se echa, lo único que tienes que ver es que todos los ingredientes estén cubiertos de agua. Es decir, uses la cazuela que uses, tiene que quedar todo cubierto, pero sin que todo flote. 
Cubre todo con agua, echa un chorro de aceite de oliva, dos hojas de laurel y una cucharada sopera de sal. 

Deja hervir durante unos 30 minutos ¡¡y a por la cuchara!! Le puedes echar chorizo pero entonces, ya no será tan light. Si echas chorizo, mételo cortado en trozos a la vez que el resto de ingredientes. 


Si ves que el agua se reduce mucho durante la cocción, echa un poco más. A mí me gustan algo caldositas.

Si te gustan más espesas, deja que cueza un poco más para que reduzca. 

Truco de mamá: Para evitar tenerlas en remojo, cuece las lentejas solas en agua durante unos 10 minutos o hasta que el agua tenga como un color marrón.  Y si te sobran una vez terminado el plato, puedes congelarlas (pero retirando la patata) o triturarlo y hacer un puré. 








Pasta con Gambón


Tallarines con gambones

Ingredientes:

  • Tallarines (para 4 personas)
  • 1/2k gambón fresco
  • 2 ajos
  • 1 brick de nata
  • Sal y Pimienta 


La pasta es un plato muy rápido de hacer, y si lleva marisco, es mi favorita.

Esta receta es muy rápida y muy facil y sobre todo, ¡es que está muy rica!

Preparamos los ingredientes. Ahora tienes que cocer la pasta. A mí me gusta al dente, porque después, al meterla en una salsa, termina de hacerse, si no, queda muy blanda.

Una vez cocida la pasta, escúrrela y enfríala debajo del grifo con agua fría para quitar almidón.
Mientras se cuece la pasta, pela el gambón, coge un bol o plato pequeño e intenta "estrujar" las cabezas para que salga el jugo, porque es lo que le va a dar casi todo el sabor y color a la pasta. Resérvalo.

En la misma cazuela donde has cocido la pasta, echa aceite de oliva, cubriendo la base, pero sin pasarte. 
Ahora pon a sofreír el ajo picado, que no se te queme. Añade el gambón ya pelado y sofríe unos segundos por ambos lados. No lo hagas mucho, porque luego cocerá y si lo haces mucho, el gambón no queda rico. Hazlo vuelta y vuelta. Entonces añade la nata, sal y pimienta al gusto. Echa ahora lo que has sacado de las cabezas, remueve y deja concer un poco, pero poco, como un par de minutos, para que no se reduzca mucho la nata. Es el momento de echar la pasta. Remuévela bien para que toda la pasta tenga salsa y deja a fuego lento calentando y removiendo.  Ya está. Pues servirla con un poco de parmesano.

Truco: Si te gusta, puedes echarle un poco de orégano o cualquier hierba aromática para darle un toque diferente. Puedes usar ajo en polvo en lugar de fresco, pero entonces no lo frías porque se quemará. Añádelo a la vez que la nata.

Carne estofada al vino tinto (olla expres)

Carne estofada al vino tinto (olla expres)

Ingredientes:
  • 2 zanahorias
  • 2 ramas de apio
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 1/2k ternera para estofar
  • tomillo
  • 3 hojas de laurel
  • 2 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino tinto
  • 1/2 vaso de agua
  • aceite de oliva, agua, sal y pimienta
  • Champiñones como acompañamiento


Mi madre usaba mucho la olla expres, la verdad es que últimamente usaba más la olla rápida. Era una auténtica maestra con las ollas. Le facilitaba mucho el trabajo, ¡tanto que tenía 4 ollas diferentes en casa! Cocinaba prácticamente todo, desde verduras hasta legumbres, carnes, asados, caldos.....
Esta receta es de carne estofada con vino tinto y es para chuparse los dedos.

¿Qué es lo primero que hay que hacer y que siempre repito? ¡Si! ¡preparar los ingredientes!
Pela las zanahorias y córtalas en rodajas de unos 2 cm de ancho, pica el apio, el puerro y la cebolla en juliana (trocitos pequeños). Pela los ajos, si los quieres luego retirar, déjalos enteros, o córtalos si los quieres dejar.

El primer paso después de esto es cortar la carne en dados pequeños. En la olla expres pon aceite de oliva, que cubra el fondo. Cuando esté caliente, pon la carne a sofreír para que se cierre. Este paso es importante. Una vez sofrita por todas partes, sácala, y resérvala.

Ahora mete las verduras cortadas. Sofríe de nuevo. En el último momento, echa el laurel, y unas ramas de tomillo. Mejor en rama para que luego lo puedas retirar, pero si está picado, también sirve. Sería 1/2 cucharada. Da un par de vueltas a todo y echa el vino. Déjalo que hierva un par de minutos para que se vaya el alcohol. Ahora mete la carne que habías reservado, remueve, añade el agua y cierra la olla. Tienes que calcular unos 30 minutos de cocción.

En este tiempo, puedes ir preparando los champiñones: lávalos bien, retira los troncos y resérvalos.

Mételos durante 2 minutos en el microondas para que suelten parte del agua y que luego no vaya a la carne.

Pasados los 30 minutos, retira la olla y cuando el vapor ya haya dejado de salir, ábrela y prueba de sal. Ajusta la sal y mira a ver si el caldo está poco ligado (muy líquido).

Si lo está, añade una cucharada de harina (o media, dependiendo de cómo esté de líquido), o  mejor harina de maiz (Maizena) para que se deshaga más rápido y ligue bien, si grumos.

Ahora mete los champiñones ya pre-cocidos del microondas y pon a cocer todo de nuevo unos 5 minutos.

¡Ya está!

Truco de mamá: Si quieres que quede todo como una salsa compacta, en el paso de antes de meter los champiñones, saca la carne, bate o tritura todo (¡sin el laurel y las ramas de tomillo claro!) mete la carne, mete los champiñones y déjalo cocer 5 minutos.

Hummus Casero

Hummus Casero

Ingredientes:
  • 250 gr. de garbanzos cocidos
  • 3 cucharadas de yogur griego
  • 1/2 cucharada sopera de Tahini
  • sal
  • 1 ajo
  • zumo de medio limón
  • cominos o cardamomo
  • aceite de oliva y pimenton
  • Pan de pita para untar



Hummus, significa garbanzo en árabe, como la cabecilla de garbanzo que tengo en esta foto...
Esta pasta de garbanzos está muy rica, es muy sana y es ideal para cenas con amigos, picoteos etc... La receta es muy rápida, los ingredientes, fáciles de encontrar en cualquier sitio, así que sólo necesitas un robot triturador, o picadora, o batidora potente y listo.

Empezamos: como siempre, prepara los ingredientes.

Ahora que ya los tienes listos, empieza por los garbanzos. Escúrrelos y lávalos bien con agua fría, para que no sepan a conserva.

Lo único que tienes que hacer para hacer la pasta es mezclar todos los ingredientes, salvo el aceite y el pimentón, dentro de la batidora. Pícalo bien para que todo esté como una pasta.

Puedes usar una cucharada de cominos, o una de cardamomo. El cardamomo lo tienes que machacar y sacar las semillas del interior. Lo de fuera no se come, pero si lo ves complicado, usa comino que lo encuentras en cualquier súper.

Sirve cualquier yogur griego natural, es mejor, porque es más cremoso que el normal, pero no importa la marca. Yo uso el de Carrefour...

El Tahini es una pasta de sésamo tostado. La puedes comprar en el Club del Gourmet de El Corte Inglés. La otra opción es que tú tuestes el sésamo y lo añadas a la mezcla para triturar, pero realmente, comprar la pasta hecha facilita las cosas. Además, se conserva muy bien en la nevera durante mucho tiempo y la puedes usar en más recetas.

¿Ya tienes la pasta triturada? Prueba de sal y rectifica. Ahora añade una cucharada de aceite de oliva. Remueve todo bien, y en el momento de servirla, vuelve a echar un par de cucharadas de aceite, removiendo esta vez muy poco, y espolvorea por toda la superficie pimentón dulce.  

Para usar el pan de pita, lo tienes que abrir a la mitad, cortarlo en triangulitos y ponerlo al lado. Si te gusta más, lo puedes tostar en el horno con un poco de mantequilla.
Ahora....¡a mojar!

Truco: lo bueno de este aperitivo es que se puede congelar. Si te sobra, congélalo sin problema. Y si quieres hacer más cantidad, usa 500gr. de garbanzos, 5 cucharadas de yogur y una de Tahini. El resto mantenlo igual.


Pollo asado y patatas asadas

POLLO ASADO Y PATATAS ASADAS
Ingredientes:

Para el pollo:
  • 5 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de aceite
  • 1/2 vaso de agua
  • Sal
Para las patatas:

  • Patatas
  • 2 cucharadas de aceite
  • Sal

Asar un pollo es muy fácil, y a mí personalmente me gustan los que están asados sin hierbas, ni especias. Que saben a pollo, como los de las tiendas. Pero éste, tiene un toque especial que es el ajo, y me lo enseñó mi madre. Esta receta, se hace sola. La puedes preparar y dejarla lista para después sólo calentar.


Para empezar, yo uso pollos picantones. Son más pequeños y más tiernos, pero puedes usar cualquier pollo. Lo único que variará el tiempo de horneado.

Lo primero que tienes que hacer es lavar bien el pollo, quitarle cualquier resto de plumas (si hubiera) etc...A continuación, frótalo con aceite de oliva. Sí, masajea el pollo untándolo bien. Ahora coge unos 5/6 dientes de ajo, no los peles. Sólo hazles un corte para que no estallen y distribúyelos por la fuente. Echa un poco de sal al gusto, y rocía todo con 1/2 vaso de agua. No necesitas nada más. Ahora mételo en el horno a 180º durante unos 30-40 minutos. Ve dándole la vuelta cada 15-20 minutos para que se haga bien por ambos lados, y en los últimos 5 minutos, sube el horno a 250º para que se tueste bien. Pollo....listo.

Mientras se hace el pollo, coge las patatas, lávalas bien y córtalas en gajos, piel incluida. Rocíalas con 2 cucharadas de aceite de oliva virgen y échales sal. Puedes meterlas a la vez que el pollo, pero se hacen mucho antes! en unos 10-15 minutos las tienes listas. Ve dándoles la vuelta de vez en cuando. Patatas...listas.

Ahora sólo te falta tostar un poco de pan con aceite en el horno caliente, rallar un tomate al que le pondrás sal y aceite, y la comida estará hecha.


Truco de mamá: puedes acelerar el proceso de cocción de ambas cosas si metes el pollo en el microondas durante 10 minutos y las patatas durante 5 minutos. Después irían al horno sólo a tostarse.

Cómo hacer Sushi

Cómo hacer sushi en casa

TUTORIAL:  
Ingredientes y material necesario:

  • Makisu (Esterilla de bambú para enrrollar el maki)
  • Vinagre de arroz
  • Alga nori para hacer maki
  • Pescado
  • Caviar de salmón
  • Arroz
  • Wasabi
  • Salsa de Soja

  
Está claro que no soy una maestra cocinera de sushi, ni mucho menos, pero me defiendo, y hago bien el niguiri sushi, los maki sushi y los ikura.

Ahora es muy fácil encontrar todos los elementos en cualquier súper mercado. Existen packs que vienen listos para la primera vez que lo haces y que contienen todo, pero si piensas hacerlo más veces, es mejor que te los compres por separado porque te saldrá más barato.

  • Cocer el arroz:
La verdad es que yo utilizo el arroz normal, no compro arroz para sushi, y el resultado es el mismo. El arroz del sushi, no tiene que quedar muy suelto porque si no, se desharía al cogerlo; tiene que quedar compacto, como casi pasado para nosotros, por lo que al cocerlo utiliza 1 taza de arroz por 2 1/2 de agua. No eches nada más. Ni sal, ni aceite... ponlo todo a cocer hasta que se haya evaporado. Una vez hecho, colócalo en una fuente o plato y echa vinagre de arroz mientras esté caliente. Suelen ser 3 cucharadas por cada 350gr. remueve bien y deja enfriar. Es importante que el arroz esté frío para poder hacerlo, si no, el alga se reblandece y no estará bien.

  • El Pescado:
Yo suelo comprar cualquier corte de pescado que veo, rodajas de salmón o atún, lomos...luego lo preparo sin espinas y lo corto. Las espinas que veas, las puedes eliminar con unas pinzas. Pero también venden ya lomos de pescado sin espinas.
Es obligatorio que congeles el pescado. No queremos anisakis en nuestras vidas. Puedes congelar en trozos ya listos para el sushi y así tendrás para varias veces.

  • Usar el Makisu y hacer Sushi:
 Maki Sushi: Para enrollar el maki sushi, la forma de hacerlo es la siguiente: colocas el makisu (esterilla de bambú) en la mesa, pones encima el alga; verás que tiene dos caras: una suave y otra rugosa, pon la parte suave que quede hacia abajo, porque será lo que luego se vea. Ahora, cubre todo con el arroz cocido. Empieza por la parte más cercana a tí y termina por la que está más lejos, y deja unos 2 cm de alga sin cubrir para que lo puedas cerrar. Cubre bien los laterales. No importa si aplastas el arroz. Será mejor.
Ahora, coloca el pescado crudo en tiras como en la foto.


Toca enrrollarlo: dobla un poco el principio (lo más cercano a ti) sobre sí mismo y empieza a deslizar el makisu por la superficie apretando bien, pero que no se enrosque sobre sí mismo ni se meta dentro del alga, sólo pásalo de un lado a otro como en la foto inferior.



Ahora coge bien el rollo y deslízalo hacia adelante, como si estuvieras dándole la vuelta. Presiona para que quede bien prieto, pero sin aplastar, sólo movimientos circulares.
te tiene que salir algo así. Ahora, humedece tus dedos con agua y pásalos por el interior del final del alga para sellarla. Así se cierra.


 Uramaki:
Es el inverso al futomaki, que es el que está aquí arriba. El típico California Roll. Para hacerlo, como el alga va por dentro, lo que tienes que hacer es poner film transparente encima del makisu o esterilla, a continuación el arroz, luego el alga (pero la mitad de la plancha sólo) y luego el pescado y enrrollar. Lo puedes terminar pasándolo por semillas de sésamo, huevas de lumpo....

  

Niguiri Sushi:
Lo único que tienes que hacer son bolitas prietas con el arroz a mano y colocar el pescado, en pequeños filetes, encima. Yo uso un recipiente que compré en un viaje hace tiempo porque adelantas trabajo. Ahora he visto que lo venden en el Club del Gourmet del Corte Inglés. Es un recipiente de plástico, dividido en compartimentos, con una tapa. Sólo tienes que rellenar con arroz, tapar, presionar, y soltar cada uno.
Para hacer el niguiri con gambas y que no te quede la gamba retorcida, el truco está en que al cocerlo tienes que hacerlo con un palillo clavado desde abajo hasta arriba, empezando por la cola. Cuando saques el palillo y lo peles, verás que queda recto y ya lo puedes partir a la mitad.

Temaki Sushi:
Son esos conos tan chulos que van rellenos. Corta la plancha de alga en cuatro cuadrados. Ahora coloca el arroz en una línea vertical. Coloca el pescado encima y enrolla desde la punta hacia el otro lado, como un cucurucho de papel. Sella el final con agua. Este está relleno de gambón crudo y coronado con Ikura o caviar de salmón. Pero el caviar se pone al final. Cuando ya está cerrado.
¡Pues ya está casi listo! Los puedes rellenar de lo que más te guste. Queso crema, aguacate, pepino,  palitos de cangrejo, pescados, etc.... Ahora, acompaña todo con salsa de soja, wasabi, (a mí no me gusta el gengibre) y ponlo en platos bonitos para que quede bien. Ahora sí, ¡Listo!
 
 
TRUCO: Para poder distribuir bien el arroz, humedécete las manos con agua. Así lo podrás repartir sin que se te pegue tanto.
 

Tiramisú Casero de Fresas

Tiramisú Casero de Fresas

Ingredientes:

  • 500gr. de fresas
  • 1 tarrina de queso mascarpone
  • 2 cucharadas de azúcar glas
  • 2 cucharadas de azúcar
  • Leche
  • Ron añejo
  • 1 paquete de bizcochos de soletilla


Reconozco que el tiramisú me encanta, pero las fresas me gustan más, además ahora estamos en temporada de fresas así que es un buen momento para este postre. Seguramente los puristas del tiramisú digan que no es la receta original, pero es muy rápida, no necesitas casi nada y se hace en 15 minutos.
Para empezar, lava bien las fresas. Para que las fresas conserven todo su sabor, hay que lavarlas con el rabito que llevan y cortarlo después de lavadas. Ahora, trocea las fresas y ponlas en un cazo con 2 cucharadas de azúcar normal y dos dedos de agua. Ponlo a cocer durante 3 minutos. Verás que se hace un almíbar y las fresas sueltan mucho jugo. No las dejes más porque si no, harías una especie de mermelada y queremos que las fresas queden enteras. Le puedes añadir el zumo de medio limón para que no se oxiden, pero esto es opcional.

Ahora, cuela las fresas conservando el almíbar y reserva las fresas para el final. Al jugo que te ha salido añádele ron añejo, o el licor que más te guste. Si lo van a comer niños, ponlo de nuevo a cocer para que se vaya el alcohol, pero si no, déjalo así. Según te guste más.

En una fuente, coloca los bizcochos de soletilla, los de toda la vida duritos, formando una base. Intenta que sea doble y cubre todos los huecos que haya. Ahora rocía con el almíbar todos ellos. Que se empapen bien.

Coge la tarrina del queso mascarpone y ponla en un bol donde puedas trabajarla. Tenemos que intentar deshacer un poco la consistencia que tiene este queso, así que hay que rebajarlo con leche. Empieza echando dos dedos de leche, batiendo despacio y mezclando bien. La textura no tiene ser que líquida pero tampoco de mazacote. Si ves que necesitas más, echa un poco más. Cuando lo tengas bien mezclado, añade 2 cucharadas soperas de azúcar glas y mezcla. Puedes usar del otro, pero la diferencia estará que se notará el azúcar porque no se deshace igual. Si tienes un molinillo de café o cualquier picadora, puedes hacer el azúcar glas. Si no, lo venden ya hecho.


Vierte toda la mezcla sobre los bizcochos empapados y coloca las fresas por encima. Mételo en la nevera durante al menos 30 minutos, ¡y ya está!

Truco: Cuanto más tiempo la dejes en la nevera mejor estará. Puedes usar sobaos en lugar de bizcochos. Mi amiga Marta puede usar de base cualquiera de sus bizcochos.