Tortilla de Patatas en el Microondas

Tortilla de Patatas en el Microondas

Ingredientes:

  • 4 patatas
  • 3 huevos
  • 1 dl de aceite
  • Sal
  • 1 cebollita francesa (opcional)



Todo el mundo dice que la mejor tortilla de patatas es la de su madre. En realidad, la de la mía lo era, pero además me enseñó a hacer la versión rápida de la tortilla española. 

Recuerdo el primer microondas que llegó a casa. Nos los regaló nuestra tía Carmina. Aquello era enorme, ocupaba la mitad de la cocina, no como los pequeños que hay ahora, pero eso sí, calentaba mucho mejor que los de ahora y era tan bueno que aún lo usamos en la casa de la playa.
¡Mi amiga Carolina usa el microondas para todo! Ella adora el microondas porque la cocción es menos grasa que la normal. Y es lo que ocurre con esta tortilla. Apenas se usa aceite, no manchas toda la cocina y lo mejor es que ¡en 10 minutos la tienes hecha!


Para comenzar tienes que cortar la patata igual que para hacer una tortilla tradicional, en panadera. Troceas la cebolla, esto es opcional pero a mí me gusta con cebolla. Colocas todo en una fuente apta para el micro y echas por encima un chorro de aceite (como 2 o 3 cucharadas soperas). Lo pones a potencia máxima, tapado, durante 5 minutos.
Pasado el tiempo, la sacas y con un cuchillo vas cortando la patata para que te quede pequeña (nos gusta más triturada que entera) remueves desde abajo y lo vuelves a meter en el micro durante otros 5 minutos. Es ese tiempo, bates los huevos y como verás, hasta ahora no se ha añadido la sal.  La sal se le añade al huevo. Echa una cucharada de café de sal, y vuelve a batirlos un poco más. 
Ya han pasado 10 minutos en total en el microondas, así que ahora saca la patata con la cebolla, trocea un poco más, mira que esté bien hecha (todo depende de la potencia de tu microondas) y viértela en el huevo.


Para cuajarla necesitarás la sartén. Pon un poco de aceite en la sartén, y cuando esté caliente, en el último momento, remuévelo todo y entonces echa la mezcla a la sartén. 

Para freír bien la tortilla es necesario dejarla tiempo por los dos lados, pero no seguido. Haz un lado, y para darle la vuelta, utiliza un plato, haz el otro lado. Repite esto varias veces de lado a lado hasta que veas que está en el punto que te gusta sin dejar que se queme. A mí me gusta poco hecha, pero si te gusta más hecha déjala más tiempo. ¡Este es mi segundo plato favorito!


Truco de mamá: si remueves la patata en el huevo mucho tiempo antes de freírla absorberá todo el huevo y te quedará más seca. Deja la mezcla sin remover hasta el final. 

Mamá Cocina Mejor


Nuestra tradición culinaria comenzó con ella, mi madre.

Ella falleció hace dos años y aunque se llevó con ella infinidad de trucos y recetas, que nunca apuntaba porque tenía una memoria privilegiada, pude aprender mucho de su cocina.

Mi periplo en la cocina comenzó a mis 12 años de edad. Entonces ya me gustaba ver cómo ella cocinaba, preparaba los alimentos, nos hacía postres caseros y los presentaba con la mayor de sus ilusiones, esperando ver un gesto, por pequeño que fuera, de tu reacción al comer sus platos. 

Os mostraré las recetas que más me gustan, aquellas que aprendí de mi madre, de mis tías, otras que he ido recopilando a lo largo de estos años y otras que he inventado. 

Son recetas fáciles, de cocina casera y que se tarda poco en hacerlas. 

Los trucos que ella me enseñó, aparecerán en cada una de las recetas. 

Espero que estas recetas sirvan a personas, que como a mí, nos gusta cocinar.


Arroz base mágico de mamá


Arroz base mágico de mamá


Ingredientes: 


  • Arroz
  • Aceite
  • 3 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • Agua
  • Sal

Este arroz base lo uso para infinidad de recetas, excepto paellas o recetas internacionales. Es el típico arroz blanco, pero estoy segura que una vez lo hayas probado, no volverás a hacer el arroz blanco de otra forma. Es el mejor arroz blanco que he probado nunca. Podrás mezclarlo con infinidad de ingredientes o como acompañamiento de muchos platos. 

En un recipiente, cubres el fondo con aceite de oliva, sofríes el ajo entero y el laurel. El laurel salta cuando lo echas, y hay que tener cuidado porque en seguida se quema, por lo que se fríe unos segundos únicamente. Para medir el arroz se calcula ½ taza por comensal y el doble y un poco más de agua si lo haces en paellera o cazuela. Si es en olla rápida, sólo el doble. 
Se echa el arroz al aceite con el ajo y el laurel y el arroz se fríe durante unos 30 segundos sin dejar de remover. Cuando ya no se ve aceite en el fondo se echa el agua, y por último la sal. ½ cucharada sopera de sal por cada  taza completa de arroz. Remueve el arroz de vez en cuando desde el fondo para que no se pegue y se reparta bien el calor. Cuando le quede muy poco caldo de la cocción, se retira del fuego. 

Truco de mamá: Cuando lo retires del fuego, remueve bien el arroz desde abajo hacia arriba, y déjalo tapado y reposando durante 5 minutos. Si sigues así la receta verás que ¡nunca se pasa y se queda en su justo punto!