Halibut con Calabacines

HALIBUT CON CALABACINES

Ingredientes:
  • 2 calabacines
  • 4 filetes de halibut
  • 1 tomate
  • 2 cebollitas francesas
  • Pimienta negra
  • Albahaca
  • 1/2 vaso de leche desnatada
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal

Entre fiesta y fiesta, comilona y comilona, qué mejor que hacer algo ligerito para comer o cenar.

Este verano probé por primera vez el halibut, y la verdad, es que me gustó mucho. El halibut es un pescado blanco de Alaska que está muy rico y además es muy apropiado para dietas bajas en grasas. Tiene pocas espinas y lo suelen vender en filetes, por lo que es muy fácil de cocinar y de comer. Lo puedes encontrar congelado en grandes superficies, aunque creo que también lo llaman fletán (pero no estoy muy segura...) si lo ves, cómpralo como halibut de Alaska.

Para empezar, como siempre, preparamos los ingredientes. Si lo tienes congelado, sácalo del congelador y ponlo en el frigorífico la noche anterior a cocinarlo para que no se rompa la cadena del frío y se descongele correctamente.

Lava bien los calabacines y córtalos en rodajas de medio centímetro de grosor aproximandamente. Pica la cebolla y el tomate en daditos muy pequeños. La albahaca puede ser fresca o seca.

En una sartén antiadherente, pon aceite de oliva (que cubra la base) y pon a sofreír el tomate y la cebolla.

Mientras, introduce el calabacín en el microondas durante 2 minutos a toda potencia. Si no usas microondas tardarás más en hacerlo, pero puedes hacerlo en la misma sartén.

Una vez sofrito el tomate y la cebolla, añade el calabacín previamente pre-cocido. Echa sal y añade la leche desnatada. Deja cocer todo unos 5 minutos. Si ves que se reduce mucho la leche, ve añadiendo leche y agua a partes iguales. Por ahora, tiene que quedar caldoso. Añade la albahaca.

Ahora, añade el pescado salpimentado y deja cociendo durante 5 minutos. Da l vuelta con cuidado al pescado en la mitad del tiempo. Si ves que el filete es muy grueso, déjalo más tiempo, pero si es fino, se hará muy rápido.

Pasado ese tiempo, déjalo reposar un poco y ¡Ya está! ¡Una comida ligera y en nada de tiempo para estas fiestas!


Truco: Puedes sustituir la leche desnatada por nata para cocinar, pero entonces ya no será tan ligera.... Si no usas microondas para precocer el calabacín, cuécelo durante 5 minutos en un cazo con agua y luego continúa la receta igual. Puedes usar filete de merluza o mero en lugar del halibut.

Tarta de chocolate Decadence

TARTA DE CHOCOLATE DECADENCE

Ingredientes:

  • 6 huevos
  • 3 yemas de huevo
  • 1 tbsp  ó cucharada sopera de azúcar
  • 1 tbsp. ó cucharada sopera de harina
  • 450gr. de chocolate de repostería
  • 10 cucharadas soperas de mantequilla
  • frutos rojos y azúcar glas para decorar


Llega la Navidad, y siempre nos gusta sorprender con un nuevo postre. Aunque tenemos nuestro fantástico turrón, es verdad que a mí me gusta mucho hacer algún postre para las celebraciones. Ésta tarta de chocolate, es espectacular. Se hace muy rápido y a penas se mancha. Es contundente, así que prepárate para dejar un huequito para que puedas comer un trocito de este postre perfecto para Navidad.

Lo primero que vamos a hacer, como siempre, es preparar los ingredientes. Ahora, enciende el horno y precaliéntalo a 180º.

En un recipiente hondo y que sirva para el microondas, pon todo el chocolate partido junto con la mantequilla. Para poder trocear el chocolate, lo que puedes hacer es antes de abrir la tableta, da pequeños golpes con un mortero o rodillo sobre una tabla. Así al abrir la tableta, estará ya rota y perfecta para derretir. Introduce todo en el microondas, unos 2 minutos. Ya sabes que depende de la potencia de tu microondas. Sácalo al minuto, y con ayuda de una cuchara o varilla y muy despacio, ve uniendo la mantequilla al chocolate. 

Mientras, en un bol grande, pon los 6 huevos, las 3 yemas, la cucharada de azúcar y la de harina y bátelo todo. Puedes hacerlo con varillas eléctricas o manual. 

Ya tienes las dos mezclas. Ahora hay que unirlas. Ve echando poco a poco sobre la mezcla de huevos la de chocolate (recuerda que esté bien derretido y ligado a la mantequilla). Una vez lo hayas echado todo, remueve bien. 

Ahora coge un molde y engrásalo con mantequilla. Puedes usar todo tipo de moldes, de silicona, metálico, pero siempre bien engrasado. Vierte la mezcla sobre el molde y mételo en el horno que ya estará caliente durante 10-12 minutos. Pasado este tiempo, sácalo. Déjalo enfriar un poco antes de desmoldar.

Desmolda y toca decorar. Puedes poner pon encima frutos rojos y espolvorear azúcar glas. Otra forma de decorar es cubrir toda la tarta con Nocilla negra o Nutella con la ayuda de una espátula y hacer un caramelo casero y con una cuchara hacer hilos por la superficie. Al enfriarse le dará una textura crujiente. 

Truco: si metes la tarta en la nevera después de enfriar durante unas horas estará más rica. 

Higaditos de pollo encebollados

Higaditos de pollo encebollados

Ingredientes:
  • 1/2k. higaditos de pollo
  • 2 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Pimentón dulce
  • Sal
  • Agua


Lo reconozco. Sé que hay mucha gente que detesta el hígado y la casquería. Pero desde que era pequeña a mí me encanta. ¡Cocinado de cualquier forma! Es verdad, y  es aún más raro que a los niños pequeños les guste pero a nosotros nos ha encantado siempre porque mi madre lo hacía tan rico que era imposible resistirse. Esta receta además de con higaditos de pollo, la puedes usar para hacer hígado de ternera, de cerdo…

¡Vamos a preparar los ingredientes! Tienes que lavar bien los higaditos de pollo. A continuación, córtalos en trozos pequeños. ¡No te pases! Os se desharán. Córtalos más o menos a la mitad.  Pica la cebolla y el ajo. ¿Ya lo tienes?
En una sartén sofríes las cebollas cortadas con el ajo picado en unas 4 cucharadas soperas de aceite de oliva. Cuando esté dorado todo, añade una cucharadita de pimentón dulce. Remueve bien y rápidamente todo durante sólo unos segundos para que el pimentón no se queme.
Añade los higaditos y sal a tu gusto. Sofríe todo mientras los remueves bien y con cuidado de no romperlos.  Una vez sofritos,  añade ½ vaso de agua y déjalo cociendo durante unos 5 o 10 minutos. Si ves que el agua se consume, puedes ir echando un poco más de agua hasta que veas que están cocidos. Pruébalos para que estén bien de sal.
Truco de mamá: si haces un kilo, los puedes congelar y una noche que no tengas nada hecho para cenar, sacarlos y acompañarlos con arroz blanco o patatas fritas.

Dorada con patatas a la crema

DORADA CON PATATAS A LA CREMA
Ingredientes:
  • 2 doradas
  • 4 dientes de ajo
  • Zumo de 1 limón
  • 5 patatas medianas
  • 1 brick de nata para cocinar
  • 1 cucharada sopera de mantequilla
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta


En esta receta os voy a contar cómo se hace un pescado con guarnición en 15 minutos para 4 personas y ¡¡¡con una pinta estupenda!!! La dorada es un pescado que se puede hacer de mil formas. La verdad, es que ésta, es muy sana y deliciosa.


Cuando compres la dorada, pídele al pescadero que te la prepare para hacer "a la espalda". Eso significa que te la va a limpiar y a abrir por la mitad. Si quieres, deja la cabeza, yo prefiero quitarla, pero si te gusta, déjala. Yo congelo siempre el pescado al menos 48h y a -21º. No queremos anisakis....y así se eliminan.

Para empezar a prepararlo, lo primero que hay que hacer siempre es....¡preparar los ingredientes!
¿Ya los tienes? Pues comenzamos.
Lava bien las patatas porque no las vamos a freír ni a asar. Las vamos a hacer en el microondas. Una vez bien lavadas, envuélvelas en una servilleta de papel. Mételas en el microondas, primero 5 minutos por un lado y después 5 minutos por el otro.

Mientras las patatas se van haciendo, vamos a hacer la dorada. en una sartén antiadherente, o plancha, coloca las doradas en 4 partes. Échales sal a tu gusto por ambos lados y un chorrito de aceite de oliva. Dáles la vuelta, que se hagan bien por los dos lados. Retíralas y resérvalas.

Las patatas ya están hechas. Córtalas en rodajas de unos 2 cm de grosor. En otra sartén o cazuela pon la mantequilla a derretir: Cuando esté líquida, pero sin freírse, añade la nata, remueve para que se mezcle todo. Añade sal, pimienta y echa las patatas cortadas. Que la nata cubra las patatas. Deja cociendo a fuego lento mientras terminamos la dorada.

En la sartén en la que has hecho la dorada, pon 2 cucharadas soperas de aceite, y echa los ajos picados muy finos o utiliza un machaca ajos si lo tienes, y déjalos dorar. Retira la sartén del fuego y echa el zumo de limón, pero no lo vuelvas a poner a calentar. Ahora, a emplatar. Coloca cada una de las mitades de la dorada en un plato y rocíalas con esta mezcla. Coloca las patatas, echa un poco de crema y ¡a comer!

Truco: En lugar de patatas, puedes usar brócoli o coliflor. Pero usa una verdura consistente.

Cookies de 2 chocolates

Cookies de 2 chocolates:
Ingredientes:
  • 235gr. (2 1/4 cup) harina
  • 1 cucharadita levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 225gr. de mantequilla (1 cup)
  • 115gr. azúcar (1 cup)
  • 100 gr. azúcar moreno (1 cup)
  • 1 huevo
  • 1 cucharada sopera de estracto de vainilla
  • 1 tableta de chocolate blanco
  • 3/4 tableta chocolate con leche ó negro
Nunca he sido muy golosa, la verdad, pero últimamente, me estoy aficionando a hacer postres, y si son rápidos, mucho mejor. Estas galletas con trozos de chocolate enteros, las hice en 20 minutos. Son rápidas y están muy ricas.

¿Qué digo siempre? Que prepares los ingredientes. Ahorrarás tiempo y priorizarás al cocinar. Lo primero que hay que hacer es precalentar el horno a 170º. trocea los dos chocolates más o menos que cada onza de chocolate sean 4 o 5 trocitos. Tienen que ser grandecitos para que al morder la galleta se noten bien.
Ahora mezcla en un bol grande la harina con la sal y la levadura en polvo. Por otro lado en un vaso de batidora, echa los 2 azúcares junto con la mantequilla. Bate con las varillas de la batidora hasta que sea una masa suave y homogénea. Si tienes robot de cocina que lo haga, también te servirá, pero hacerlo a mano te va a costar un poco de esfuerzo, aunque se consigue. Cuando la mezcla esté suave, añade el huevo entero y vuelve a batir, por último añade la vainilla y bate una última vez para unir todo. Junta las dos mezclas en el bol grande y remueve con una cuchara. Añade los trozos de chocolate y únelos con la masa. No importa que se salgan, es la gracia de esta galleta, que se vean.

Coloca papel de horno en una bandeja y ve poniendo masa del tamaño de una bola. La referencia es una cuchara sopera. Que sobresalga bien. Modélalas un poco y ve colocándolas en la bandeja, con un poquito de separación para que no se peguen al cocer.

Ahora, mételas en el horno durante unos 11-13 minutos. Es importante que cuando las saques, las dejes reposar unos 3 minutos antes de pasarlas a una superficie o rejilla para enfriar. ¿Ricas eh?

Truco: Puedes añadir nueces, o nueces pecan para que tengan un sabor diferente.

Tarta de Zanahoria (Carrot Cake) de mi hermana Raquel

Tarta de Zanahoria (Carrot Cake) de mi hermana Raquel
Ingredientes:

Para el bizcocho:
  • 220gr. ó 2 cups de harina
  • 220gr. ó 2 cups de azúcar
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 240ml. ó 1 cup de aceite
  • 60gr. o 1/2 cup de canela molida
  • 4 huevos
  • 300gr. ó 3 cups de zanahoria muy rallada
 Para la cobertura:
200gr. de queso cremoso (Philadelphia)
115gr. ó 1/2 cup de mantequilla
2 cucharaditas de extracto de vainilla
500gr. ó 4 cups y 1/2 cup de azúcar glas



Mi hermana, la golosa de la foto en su celebración de su comunión, me ha pasado ésta receta.  La suele hacer bastante, y ¡¡a los niños les encanta!! Aunque pueda parecer complicada, en realidad no lo es. Es muy sencilla, y la cobertura de queso crema o cream cheese frosting está deliciosa y la podrás usar para cubrir cualquier tarta o bizcocho. ¡Comenzamos!

Ya sabes qué digo siempre, prepara todos los ingredientes antes de comenzar a cocinar. Y como vamos a usar horno enciéndelo para precalentar a 180º.

Lo primero que vas a hacer es mezclar bien todos los ingredientes secos en un bol: harina, levadura, bicarbonato, azúcar y canela. Una vez bien mezclados, añade la zanahoria rallada, el aceite y los huevos batidos y remueve bien, no lo batas con batidora, remueve hasta que todo esté bien ligado. Ahora, engrasa con mantequilla un molde para horno, echa la mezcla y déjalo en el horno durante 30-35 minutos. Cuando lo tengas listo, sácalo para que se vaya enfriando.

Ahora vamos a preparar lo cobertura de queso crema. En un bol, pon todos los ingredientes y bátelos bien para que quede una pasta suave y cremosa.  ¡Ya!

Coloca la crema encima del bizcocho con la ayuda de una espátula. No lo hagas en recto, puedes ir haciendo dibujos espirales para que quede más bonito. ¡Lista!


Truco:  Las medidas, las he convertido a gramos, si tienes cups, es más fácil. ¡Hazte con un juego porque hay muchísimas recetas que lo usan! Sobre todo en postres. 


Croquetas de merluza de la Tía Carmina

Croquetas de merluza de la Tía Carmina

Ingredientes:

  • 1 rodaja de merluza
  • 1 cebolla
  • 1/2 l. de leche
  • Harina
  • Sal
  • Aceite
  • Huevo
  • Pan Rallado


Mi tía Carmina hacía estas croquetas de una forma especial; ahora ya sé el truco y cómo las hacía. Estaban deliciosas y eran muy finas de sabor. Las deborábamos.

Prepara los ingredientes, como siempre. Desmenuza la merluza en crudo, eliminando todas las espinas y la piel que pueda tener. Resérvala. Puede ser fresca o congelada. Lo que tú prefieras.

Ahora pica muy fina la cebolla. En una sartén profunda echa 5 cucharadas de aceite de oliva, añade la cebolla y déjala pochar. No la dores demasiado. Que quede transparente. Añade una pizca de sal para que la cebolla suelte los jugos. Cuando esté lista, añade una cucharada grande de harina y sofríe todo bien. Empieza a añadir la leche poco a poco sin dejar de remover. Si te salen grumos, pásalo por una batidora y echa de nuevo la mezcla a la sartén para que cueza. Ahora, añade la merluza desmenuzada y deja cocer hasta que la masa de croquetas esté lista. Lo verás porque se espesa y hace "chup chup". Añade sal a tu gusto y échalo en una fuente y déjala enfriar. Lo ideal es que esté al menos 1 día en la nevera.

Una vez compacta y fría, aplasta bien toda la masa con la ayuda de un tenedor. En un plato bate uno o dos huevos (dependerá de la cantidad de masa que quieras hacer) y en otro coloca pan rallado para envolver.

Coge masa del tamaño de una cuchara sopera y pásala por el huevo batido y después por el pan rallado. Es una cadena, coges masa, la pasas por el huevo y luego por el pan rallado, envolviendo y dándole forma. Puedes hacer bolitas o alargadas. Hay gente con destreza que sabe hacerlo con dos cucharas...pero yo no...

Una vez las tengas todas envueltas pon aceite a calentar y ve friéndolas. Las puedes congelar antes de freír. ¡Están buenísimas y es una buena idea para que los niños coman pescado!

Truco: Puedes hacer la merluza a la plancha o cocida antes de desmenuzarla en lugar de en crudo para que tenga un sabor diferente. Y si te sale mucha espuma al freirlas, pon un palillo de madera en la sartén....magia...

Cordero al romero


Cordero al Romero

Ingredientes:

  • 1/2k costillas de cordero
  • Romero
  • Aceite
  • 3 dientes de Ajo
  • Mostaza de Dijon
  • Sal
  • Agua
  • Tomates cherry


El cordero es un buen plato para una celebración, como en la boda de mis padres. Y ahora sería su aniversario.  No sé qué le pasaba a mi tía Julia en esta foto, madrina de la boda, pero se está partiendo de risa. ¿Cordero de Dios? no lo sé, pero me parece muy divertido. 

Empezamos. Prepara los ingredientes. Para esta receta, es mejor no usar la paletilla, porque es más grande y yo la asaría de otra forma. Es mejor usar costillares en trozos. 

Lo primero que vamos a hacer es poner a calentar en horno a 180º. 

Ahora tienes sazonar el cordero con sal y pimienta y aceite. Restriega bien la carne y pon una sartén con un poco de aceite en la que primero vas a freír el cordero para sellar la carne. Cuando lo tengas un poco frito, pero sin pasarte, sácalo y resérvalo. 

Comienza a majar en un mortero: 2 cucharadas de romero, un poco de sal (para que no salte todo) y el ajo. Cuando lo tengas bien majado, añade una cucharada de mostaza de Dijon. 
Remueve bien y ahora añade 2 dedos de agua, un poco más de aceite y vuelve a remover. 
Ya tienes el cordero medio frito, y el majado hecho. En una bandeja de horno, coloca los trozos de cordero, echa la salsa del majado por encima de todos los trozos y añade los tomates cherry. 
Haz pequeños cortes a los tomates para que con el calor no revienten. Mételo en el horno y espera unos 15 minutos o hasta que veas que está bien doradito y hecho. ¡Ya está!

Truco: Si no te gusta el romero, usa tomillo, pero es mejor que para esta receta uses alguna hierba aromática. 

Cómo cocer bígaros

Cómo cocer bígaros

Ingredientes:

  • 1/2k de bígaros
  • sal
  • 3 hojas de laurel
  • Agua

¡Me encantan los bígaros! Puedo estar un buen rato comiéndolos, y son como pipas. Mi madre siempre me compraba bígaros para mí porque sabía lo que me gustaban y aún los sigo comprando frecuentemente.
Los puedes encontrar cocidos, pero es tan fácil cocerlos tú en casa que no merece la pena comprarlos cocidos. Es mucho mejor si los cueces tú en casa.

Lo primero que hay que hacer es lavar muy bien los bígaros. En un escurridor de verdura, coloca los bígaros. Pásalos por debajo del agua fría y ve restregándolos para que se laven. Ahora colócalos en un recipiente con agua y sal durante unos 5 minutos.

En una cazuela, pon 1 cucharada y media de sal, 3 hojas de laurel y agua suficente para que los cubra bien.

Vuelve a lavar bien los bígaros debajo del grifo.

Cuando el agua esté hirviendo, échalos. Deja cocer durante 8-10 minutos.

Pasado ese tiempo, escúrrelos y déjalos enfriar un poco antes de comerlos.
¡Ya está! ¿A que ha sido muy fácil? Así los habrás hecho tú.

Truco de mamá: Los bígaros se pueden congelar perfectamente. Los metes en un recipente o bolsa de congelación y cuando estén fríos, a congelar. Así los puedes ir sacando según te apetezcan, pero dencongélalos en la nevera siempre.

Fideuá de mamá

Fideuá de mamá

Ingredientes:

  • 1 ñora
  • 1 cabeza de ajos
  • 1/2 tomate
  • 1 sepia mediana o 2 calamares
  • 1/4k gambas peladas
  • 1/2 mejillones
  • 1/4 atún fresco
  • 3 dientes de ajo
  • Perejil
  • Sal
  • Colorante alimentario
  • Pasta para fideuá
  • 1l. Caldo de pescado

En esta foto, mi madre está con su mejor amiga de la infancia. Fueron años y años de amistad, y para mi madre, ella fue su mejor amiga siempre, gracias a la cuál conoció a mi padre. Aquí están de nuevo en la playa; ahora esa zona tiene más casas construídas, no muchas más porque afortunadamente ahí prohibieron construir a más de 3 alturas, pero ¡casi no lo reconocía!

La fideuá es un plato muy parecido a la paella y suele ser de pescado,  pero en lugar de usar arroz, se utliza una pasta para fideuá. Dependiendo de la zona de España donde la comas, la puedes ver con un fideo que es como redondo y grueso y con agujero en medio, o con fideos gruesos normales de los que se usan para algunas sopas. Yo la he comido en restaurantes de las dos formas, pero esta, la de mamá, lleva la pasta que lleva el agujero en medio.

Lo primero que haremos será preparar los ingredientes. Pela y pica el tomate, trocea la sepia o el calamar y limpia bien los mejillones.
El atún lo tenemos que cortar en dados no muy pequeños. Es un pescado que aguanta bien la cocción. Podrías usar también cazón o pez espada, pero no te recomiendo ninguno más porque se desharía. Mejor éstos que aguantan enteros.

Ahora, en una sarten o paella, pon aceite cubriendo el fondo. Añade la ñora, la cabeza de ajos (haz un corte transversal por todo el diámetro para que no te salten) y echa el tomate pelado y picado. Déjalo todo sofreír unos minutos. Ahora retira la ñora y apártala. Vamos a ir echando desde lo que más se tarda en cocinar a lo que menos. Echa la sepia en la paella y sofríela. Ahora echa el atún. Que se selle bien por todas partes. Ahora añade las gambas. Éstas se hacen en seguida, así que remueve rápidamente. Echa la pasta y déjala friendo un minuto aproximadamente para que coja el sabor de los ingredientes. Usa 1/2 taza por comensal y el doble de caldo. Es decir, si pones 1 taza de pasta pondrás 2 de caldo. El caldo de pescado lo puedes tener hecho de antes, y congelarlo. No pasa nada. Se conserva perfectamente. Es importante que sea buen caldo. Lo puedes hacer con morralla. No sé si todo el mundo sabe lo que es la morralla, y no la encuentras en todas las pescaderías, pero sí en la zona de Levante. La morralla son los pescados que normalmente no se usan para comer y que son pequeños y con muchas espinas (cintas cabús...) aunque eso no es del todo cierto. Yo he comido cintas rebozadas y fritas y ¡están buenísimas! Si no, puedes hacer el caldo con despieces de rape, pescadilla, cáscaras de gambas....

Ahora que ya has echado el caldo, remueve todo bien y añade los mejillones limpios.
En un mortero, vamos a hacer un majado con 3 dientes de ajo, 1 cuharada de perejil picado y cucharada sopera rasa de sal. Si te queda soso, ya ajustarás. Además la sal es muy personal.

Añade todo el majado a la paella. Echa 1/2 cucharadita de colorante alimentario (si lo tienes especial para paellas, mejor) y deja cocer hasta que el agua se consuma. Antes de retirarlo, prueba que la pasta esté bien hecha. Si no, añade un poco mas de caldo. Cuando esté consumida del todo, retíralo del fuego. Tápalo y deja reposar un poco antes de comerla. ¡Que aproveche!

Truco de mamá: si no tienes ñora entera, úsala picada. En ese caso se añadiría al mortero junto con el resto del majado. Remueve todo antes de tapar para que respire y si queda algo de caldo se consuma durante el resposo.

Cómo preparar un Buey de Mar (Tutorial)

Cómo preparar un Buey de Mar (Tutorial)

Ingredientes:

  • 1 buey de mar
  • Sal
  • Laurel
  • Zumo de 2 limones


El buey de mar es mi marisco favorito. De todos los crustáceos que hay, es el que más me gusta. Existen infinidad de formas de hacerlo, según la zona. En algunos sitios le echan vino, en otros huevo cocido, pero al natural, con limón sólo y con sabor a mar, es como me gusta y como lo preparo. Mi madre me decía siempre que tenía un don especial para elegir los mejores. Sólo con mirarlos puedo ver si son buenos o no. En este tutorial, veréis paso a paso cómo abrirlo y prepararlo y cómo elegir los mejores.
Hace tiempo aprendí que no hay que comer marisco en los meses que no llevan R, y este es uno de ellos, pero afortunadamente, ya venden el buey de mar congelado. Si lo compras congelado y cocido te ahorras tiempo, sólo lo tienes que dejar descongelar en la nevera desde el día anterior, pero si no, lo puedes cocer. Para hacerlo, y tiene que estar vivo, pon en una cazuela alta agua a hervir con una cucharada de sal y 3 hojas de laurel. Mete el buey de mar y déjalo hervir unos 15 minutos. Antes de prepararlo déjalo enfriar.

Antes de comprarlo, te tienes que asegurar de que es hembra. Para ver si es hembra, tienes que darle la vuelta y ver que es como en la foto. Esta especie de lengueta te lo indica. Y esto es común en todos los crustáceos (menos en la langosta claro...) pero sí te sirve para las nécoras, centollos, cangrejos de mar... El macho no la tiene y en su lugar tiene como un triángulo hundido. Busca siempre la hembra, es la que lleva la hueva. ¿Ves que esa zona además está rojita? es el color que indica la hueva. No porque sea más grande tendrá más, porque a veces llevan mucha agua dentro. Mira que pese más de lo que su tamaño refleja.
Ahora tienes que levantar y arrancar esa lengueta.





El siguiente paso es quitar las patas y las pinzas y con un cascanueces o cascador de marisco abre cada pata y cada pinza para que tus comensales puedan comerlo. A diferencia de un bogavante, el buey de mar es muy duro y no se puede partir con los dientes. ¿Lo ideal? que cada uno se lo parta pero eso significa tener un cascador por comensal...
Ahora hay que eliminar la parte de la boca. Es la que está señalada.
Lo único que tienes que hacer es tirar de las dos partes hacia arriba y saldrá fácilmente.





Ya has quitado parte de la boca, ahora hay que quitarle la parte señalada entera. Para hacerlo, coge con fuerza de cada lado y tira con un movimiento hacia atrás y hacia arriba.











Así es como tiene que salir.

Seguimos.








Ahora terminamos de eliminar la boca. Para hacerlo hunde hacia abajo la zona indicada. Lo puedes hacer con la mano. No está muy duro. Una vez hundido, verás que lo puedes retirar fácilmente.















Ahora tienes que eliminar toda esa parte señalada.

No se come. Son las branquias del buey de mar, y no se comen. Llevan a ambos lados. Así que retíralas todas, que esa parte quede blanquita y limpia. Pero no retires lo del centro.





Te tiene que quedar así. Ahora, con la ayuda de una cucharita vacía el medio y lo pones en el "carro" o cáscara grande del buey de mar, porque eso se come.











Ahora, corta ésta parte en trozos no muy pequeños con la ayuda de un cuchillo. Esto es lo que sujeta las patas, así que puedes guiarte por las hendiduras que marcan las patas para cortarlo. Hazlo hacia abajo. Apoya la pieza en una superficie que no deslice, pon el cuchillo en la parte de arriba y corta hacia abajo. No te vayas a cortar ahora....









Ya sólo nos queda el "carro". Con la ayuda de una cuchara separa toda la carne que lleve en su interior y pártela para que se separe. Saca bien lo del fondo, la parte de arriba porque se come todo.

Sólo queda emplatar y rociar con limón. Echa más cantidad en el interior y remueve bien pero todo llevará un buen chorro de limón. Claro, es a tu gusto, pero así, tan simple, está riquísimo.

¡A chuparse los dedos!

Vieiras gratinadas de mamá

Vieiras gratinadas de mamá

Ingredientes:

  • 1/4k carne de vieiras
  • 1/2 cebolla
  • 1 dedo de vino blanco.
  • Leche
  • 1 cucharada de harina
  • Aceite, Sal, Pimienta
  • Pan rallado
Mi familia siempre ha sido de mar. Aunque no lo tengamos tan cerca como nos gustaría, siempre que podemos nos acercamos nosotros. Mi madre nos hizo quererlo, respetarlo y que fuera parte de nuestra vida.Y como nos gusta tanto el mar, más nos gusta lo que él nos da. 

Ésta es la receta de las vieiras gratinadas que hacía mi madre. 


La carne de vieiras la puedes encontrar en cualquier sitio. La venden congelada principalmente. A no ser que vivas en una zona de costa no las vas a encontrar frescas a buen precio. Pero no importa, las congeladas son igual de buenas. Lo ideal sí sería que te hicieras con unas conchas de vieira.  Si las lavas bien después de usarlas, se pueden reutilizar para más ocasiones y queda mucho más bonita la presentación, pero si no las consigues, se puede presentar en cazuelitas de barro o porcelana.
Para empezar, como siempre, preparamos los ingredientes. Una vez descongelada la carne de las vieiras en el frigorífico, tienes que trocearlas. No hagas los trozos muy grandes, pero tampoco muy pequeños porque se tiene que notar que hay carne de vieiras.

A continuación pica la cebolla muy fina. En una sartén vamos a hacer una bechamel. Cubre el fondo de la sartén con aceite de oliva. Hay gente que utiliza mantequilla, así que eso está en el gusto personal de cada uno. A mí me gusta con aceite de oliva virgen. Ahora echa la cebolla picada a pochar. No la frías mucho ni que se queme. Sólo póchala. . Ahora añade una cucharada sopera bien grande de harina. Remueve enérgicamente con las varillas. Deja que se fría unos segundos, para eliminar el sabor de la harina cruda. Añade el vino y deja que se consuma el alcohol. Puedes eliminar el vino si no te gusta mucho. A continuación añade la leche poco a poco. Yo creo que con unos 350ml tienes suficiente pero si ves que te queda poca masa añade más. Remueve todo para que no te salgan grumos, y ya sabes, si no consigues eliminar los grumos a golpe de varilla, mete la batidora y echa otra vez el contenido a la sartén. También así eliminarías los trozos enteros de la cebolla, por si hay alguien que le gusta el sabor pero no la textura. Ahora echa la sal, la pimienta y prueba. Si está a tu gusto, añade la carne de vieira. Deja cociendo todo sin dejar de remover durante unos minutos. Cuando veas que la masa está hecha, y eso es cuando espesa y borbotea. retíralo del fuego. Ahora con la ayuda de una cuchara rellena cada concha o cazuelita con la masa. Que no sobresalga mucho para que no desborde. Deja enfriar unos minutos. Mientras, enciende el horno a 210º. Ahora falta gratinarlas sólo. Espolvorea por toda la superficie de la masa el pan rallado. que quede cubierto por todas partes pero sin pasarte mucho de espesor. Añade unas escamas pequeñas de mantequilla y mételas en el horno ya caliente hasta que veas que se ha tostado el pan y que están bien gratinaditas. ¡Ya está!

Truco de mamá: Si usas las conchas, para presentarlo y que no se escurran por los platos de los comensales puedes hacer dos cosas: una cama de canónigos o lechuga sobre la que colocarás la concha y la segunda opción es coger sal marina gorda, hacer un montón en cada plato y colocar encima la concha.

Roast Beef; Receta de mi hermana Raquel

Roast Beef; Receta de mi hermana Raquel

Ingredientes:

Para asar la carne:
  • 1 trozo grande de carne de ternera
  • Orégano
  • Tomillo
  • Perejil
  • Pimienta
  • Sal
  • Aceite
Para la salsa:
  • 1/2 vaso de aceite
  • El zumo de 1 limón
  • 1 copa de coñac



Ésta es mi hermana Raquel. Hace el mejor Roast Beef que he comido nunca. Mi hermana cocina muy bien, hace recetas caseras e innovadoras y tiene un manejo de la Thermomix que ya le gustaría a más de una...
Las Navidades pasadas preparó este roast beef, que se hace de la manera tradicional, y me gustó tanto que he estado casi 2 meses pidiéndole la receta. ¡Por fin me la ha dado! y lo mejor...
¡Me deja compartirla!! Espero que os guste tanto como a mi.


Para empezar, como siempre preparamos los ingredientes y como lleva horno, encendemos ahora el horno. A unos 220º.

Para seleccionar la carne, tiene que ser un trozo bien grande. Mi hermana lo hace con lomo alto, pero lo puedes hacer también con una pieza grande de cadera.

Ahora, pinta la carne con aceite, echa las diferentes hierbas por encima y la sal y restriega todo bien por la pieza de carne entera. Ahora, colócala en la bandeja del horno. 

Antes de meterla, te tienes que asegurar que el horno ya está caliente y listo. 
La carne tiene que estar con el horno a 220º durante 20 minutos.  

Según se vaya asando la carne, tienes que ir retirando el jugo porque va a ser parte fundamental de la salsa. Dale la vuelta de vez en cuando para que se ase por todas partes.

Lo delicioso del Roast Beef es que es una carne que se queda bien hecha por fuera y en el interior tiene que quedar rosadita y poco hecha.

Mientras la carne se asa preparamos la salsa. En un cazo echa el aceite con el zumo del limón y el coñac y ponlo a cocer a fuego lento. El alcohol del coñac se tiene que ir evaporando con la cocción. Ve añadiendo el jugo que vas retirando de la carne y añádelo al cazo y ve removiendo y ligando todo bien.

Cuando la carne esté lista, la salsa lo estará también. A trinchar y ¡a comer!

Truco: si quieres que la salsa sea más sabrosa le puedes añadir 1/2 pastilla de caldo de carne, pero eso es a tu elección.



Espaguetti con almejas

Espaguetti con Almejas

Ingredientes:
  • 1/2k. de almejas frescas
  • 1/4k langostinos crudos (opcional)
  • 6 dientes de ajo
  • 1 cucharada de perejil
  • Aceite de oliva virgen
  • Espaguetti o tallarines
  • Sal


Este plato es muy sencillo. Se tarda muy poco en hacer porque no lleva salsas complicadas, es muy ligera. Una vez que hagas este plato, seguro que repites.

Como siempre, comenzamos con la preparación de los ingredientes.

Recuerda que cuando compres las almejas, éstas, tienen que estar cerradas siempre. Si están abiertas es que están muertas y ya no serán frescas ni buenas. Lo primero que hay que hacer nada más llegar de la pescadería es meter las almejas en un recipiente con agua y bastante sal. Déjalas en remojo durante unos 20 minutos para que suelten la arena que puedan llevar. De todas formas, las vamos a abrir de una forma que no te estropee el plato.

A continuación, pela los langostinos frescos. Sólo vamos a usar la cola. Pica bien los dientes de ajo.
Mientras, pon la pasta a cocer según las instrucciones del fabricante. Para éste plato usa espaguetti, tagliatelle o tallarines, porque es la pasta idónea para ésta salsa. Hay algunas que no sirven.

Vamos a abrir las almejas. En una cazuela, pon un dedo de agua a hervir. Cuando esté hirviendo añade las almejas y espera a que se abran. No las dejes más de 1 minuto porque se abren en seguida. Ahora, con una cuchara retíralas de la cazuela, pero no tires el agua de la cocción. La vamos a usar después.
Prueba una almeja, y si ves que aún tienen algo de tierra, pásalas de una en una por debajo del grifo, limpiándolas bien. Resérvalas.
Ya tienes la pasta cocida. Ahora escúrrela y pásala por agua fría para eliminar el almidón. La pasta, tiene que estar al dente. Es decir, ni muy dura ni muy blanda. Normalmente entre 8-10 minutos la tienes lista.

Cuela bien el caldo de la cocción de las almejas y para ver si aún queda arena, ponlo en un recipiente blanco. Se verá perfectamente si queda algo.

En una cazuela, pon unas 5-6 cucharadas de aceite de oliva. Echa el ajo a sofreír, no dejes que se tueste. Es el momento de añadir los langostinos y las almejas. Remueve todo bien, y en un minuto o dos como mucho estará listo. Por un lado, los langostinos tardan muy poco en hacerse, y por otro, las almejas ya están hechas, sólo queremos que cojan el gusto. Añade la cucharada de perejil. remueve todo bien y añade un poco del caldo de la cocción de las almejas. Como verás, aún no hemos echado sal a nada. Las almejas suelen dar mucho sabor y hay que tener cuidado. Prueba la salsa y si está a tu gusto, añade por último las pasta. Deja un par de minutos todo a fuego medio para que coja bien el sabor, y ¡a emplatar!


Truco: Puedes usar langostinos ya cocidos pero entonces échalos en el último momento, junto con la pasta o se podrían quedar muy duros. Si quieres darle un toque a la pasta, añade en la cocción un par de dientes de ajo con un chorrito de aceite de oliva.

Mejillones marineros

Mejillones Marineros

Ingredientes:
  • 1/2k. de mejillones frescos
  • 2 cebollitas francesas
  • 1/2 vaso de vino blanco bueno
  • 4 dientes de ajo
  • 1 tomate maduro
  • 4 cucharadas soperas de tomate frito
  • 1 pimienta cayena
  • Sal, aceite de oliva
  • 1 hoja de laurel

Cuando éramos pequeños, mis padres, en verano, nos solían llevar de excursión a los puertos de las ciudades del Mediterráneo. Nos encantaba, pero sobre todo, nos gustaba ver los barcos de los pescadores llegando por la tarde con toda su pesca que después vendían en los puestos y en las lonjas. O si no, ir todos a un restaurante donde sabíamos que el pescado que ponían, era el que los pescadores llevaban. Estos mejillones marineros, están para chuparse los dedos. Literalmente.

Lo primero que hay que hacer es preparar los ingredientes: lava bien los mejillones. Lamina los ajos, pica la cebolla y pela y pica el tomate.

Ahora, en una cazuela pon agua (cubre unos 2 dedos del fondo) 1/2 cucharada sopera de sal y una hoja de laurel. Llévalo a ebullición y echa los mejillones bien lavados para que se abran. Una vez abiertos, reserva un poco del caldo de la cocción colado (para eliminar posibles cáscaras etc..) y saca los mejillones.

En una sartén o cazuela echa 5 cucharadas de aceite y añade la cebolla picada, el tomate y el ajo laminado. Sofríe todo pero que esté transparente, no muy frito.  Echa una pimienta cayena entera a sofreír y remueve todo bien.
Ahora añade el vino blanco. Usa un vino que sea bueno, si usas vinos malos para cocinar no sabrá igual. Usa para cocinar sólo el vino que te beberías.
 
Deja que se evapore el alcohol, añade 2 dedos del caldo de la cocción que hemos sacado de los mejillones y el tomate frito. Remueve todo y deja cocer, que evapore. Pasados 5 minutos, revisa que te queda caldoso y que no se ha consumido todo, si ocurriera, echa más caldo de la cocción de los mejillones y ajusta el tomate frito;  echa los mejillones, remueve todo bien, deja unos 2 minutos cociendo y ¡¡¡ya está listo!!! Si te gusta "mojar" pan, te va a encantar.

 
Truco de mamá: Cuando compres mejillones asegúrate que están vivos. Tienen que estar cerrados siempre. Los abiertos, están muertos, así que mejor comprarlos y viendo cómo el pescadero los elije porque en los sacos, suelen venir abiertos y esos, no sirven. Cuidado con el marisco...

Crostini

Crostini


Ingredientes:



  • Pan
  • Queso rallado
  • Jamón
  • Chorizo
  • Salchichón
  • Gambas
  • Atún

Recuerdo la primera vez que fui a un Restaurante Ginos. Fue con mi madre y mi hermana. Mi hermana trabajaba por allí y quedamos las tres para comer. Fue hará unos 15 años o más. Nos encantó entonces pero lo que más me gusta son los crostini. Esta es mi receta rápida personal. Para un cena rápida y a los niños les encanta. 


Con una barra de pan, o chapata, haz rebanadas de unos 2 cm de grosor. A continuación coloca encima un poco de queso rallado, mejor si es del que lleva mezcla de mozzarella, edam...o si lo rallas tú, pero que no sea del de gratinar, sino del que va en tiras más enteras. 


Coloca encima lo que más te guste: jamón de york, chorizo, atún, gulas, gambas... después coloca un poco más de queso y ponlo en el horno fuerte para que se derrita el queso. Pon un chorrito de aceite de oliva o aceite de guindilla por encima y ¡a comer! Más fácil y rápido, imposible.


Truco: al de jamón de york, ponle un poco de salsa pesto, al de atún, pimiento rojo asado y al de gambas, ajo en polvo. ¡Verás qué ricos!




Ensalada de jamón de pato y mousse de foie a la frambesa


Ensalada de jamón de pato y foie a la frambuesa

Ingredientes:

  • 1 bolsa de brotes de lechugas tiernos
  • 1 paquete jamón de pato
  • 1 medallón de mousse de foie
  • 2 cucharadas de mermelada de frambuesa
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • 5 nueces
  • 1 cucharadita vinagre de módena
  • Tostadas melba
Ésta ensalada no es para comer cada día, porque el jamón de pato o la mousse no son lo que se dice baratos, pero sí es muy buena para cuando tengas invitados y quieras sorprenderles con algo original. La puedes hacer en platos individuales o en una fuente y se tarda poquísimo en hacerla así que es algo muy recurrente para cenas especiales y con poco tiempo.

El jamón de pato lo puedes encontrar en cualquier súpermercado y suele venir en paquetes de 150gr. o 200gr. dependerá del número de invitados que tengas. A la hora de elegir la mousse, hazlo con cuidado. No compres aquellas que van con pimienta, o finas hierbas, compra una mousse de pato sin sabor añadido alguno. Existen unos medallones que vienen envasados al vacío de dos en dos; personalmente compro la marca Aoste (la venden en todos los súpermercados) No es nada caro y tiene un sabor espectacular. Pero es la mousse de pato sin nada más y verás que lleva una grasilla amarilla que lo rodea (que se come).

Es mejor que saques el jamón de pato del frigorífico unos 30 minutos antes de hacer la ensalada. Para que "sude" y tenga todo su sabor. Pero la mousse déjala dentro. Para que puedas cortarla bien.

Vamos a preparar los ingredientes. Aunque en los envases de lechugas preparadas dice que están lavadas, yo siempre las lavo igualmente. Así que lava los brotes y déjalos escurrir.

Ahora en un biberón de cocina o botella, si no tienes biberón, añade unas 4 cucharadas de aceite de oliva, las dos cucharadas grandes de mermelada de frambuesa, el vinagre de módena y sal al gusto.
Remueve todo bien, que se liguen los ingredientes y prueba para que esté a tu gusto. Si ves que te queda muy espeso, puedes echar un poco de agua, pero muy poca.

Resérvalo porque es el aliño.

Corta la mousse en cuadraditos con un cuchillo bien afilado o con un corta foie si tienes. Es un filamento metálico que lo corta fenomenal, pero si no lo tienes, con un cuchillo lo haces bien. Por eso la mousse tiene que estar bien fría. Para que la puedas cortar.

Ahora coloca la lechuga en cada plato. Que te parezca visualemente bonita. Reparte las nueces partidas en trocitos por cada plato. Reparte también el jamón de pato y los trocitos de mousse de foie; déjalo por encima, para que se vean bien. Remueve enérgicamente de nuevo el aliño y rocíalo. Si usas un biberón de cocina el resultado será mejor, porque además puedes hacer dibujos en los bordes del plato. Por último y justo antes de servir para que no se ablanden, coloca un par de tostadas melba en cada plato con un trocito de mousse y uno de jamón. A tus invitados les va a encantar.

Truco: puedes cambiar las nueces por piñones si te gustan más. La frambuesa por fresa y los brotes de lechuga por canónigos. Yo no le pondría tomate de ningún tipo a esta ensalada, pero si lo haces porque te gusta, que sean cherry, por su dulzor.




Cochifrito de mamá

COCHIFRITO


Ingredientes:

  • 1k de cochinillo troceado
  • 4 dientes de Ajo
  • Sal
  • Aceite abundante

Mi  madre nos hacía cochifrito. Recuerdo la primera vez que lo comí. Tendría como unos 14 o 15 años, y la verdad, nunca me había gustado ni el cochinillo ni el cordero asado (ahora ya sí...) y mi madre me dijo que lo probara, que el cochifrito me iba a gustar. Y no sólo me gustó sino que me encantó. Aquí está su receta. 


El cochinillo suelta mucha agua, por eso el cochifrito hay que hacerlo en dos pasos. El primer paso es eliminar todo el agua que pueda tener. Para hacerlo, en una cazuela, pon aceite abundante, echa los dientes de ajo si pelar. Echa sal al cochinillo y ve metiéndolo en el aceite. Tiene que estar a fuego lento. Es como macerar el cochinillo. Hay que dejar que suelte el agua. Cuando veas que ya ha soltado agua (unos 15 minutos). Cuando veas que ya ha soltado bastante agua, saca el cochinillo y escúrrelo bien. 


Ahora toca freír bien el cochinillo. En una sartén pon aceite limpio de nuevo, y a fuego fuerte ve friendo el cochinillo. El truco del cochifrito es que quede muy crujiente y dorado, por eso tienes que freírlo bien y a fuego fuerte. Ve sacándolo y friéndolo todo. Está buenísimo. 


Truco de mamá: El aceite que has usado para macerar no lo vas a poder usar para freír, pero sí lo puedes guardar para guisos. Les dará un sabor muy rico. 

Huevos rellenos, receta de mamá

Huevos rellenos, receta de mamá

Ingredientes:

  • 5 huevos
  • 1 lata de atún en aceite
  • 1 cebolla pequeña
  • 1/2 pimiento verde
  • 1 tomate
  • Sal, aceite de oliva virgen
  • 1 cucharada tomate frito

Recuerdo que mi madre nos hacía los huevos rellenos, y recuerdo también que tenía un plato de porcelana muy gracioso que era para colocar los huevos en mitades y que no se movieran. No sé por qué pero ese plato me gustaba mucho. Aunque no conservo el plato, ésta es su receta.

Lo primero que hay que hacer es cocer los huevos. Lávalos bien antes de cocerlos, y más en verano, para evitar infecciones. Una vez lavados, yo los meto directamente en agua fría. No espero a que el agua esté hirviendo porque siempre se me rompen. Los pongo en agua fría directamente y colocados con mucho cuidado, los dejo cocer durante 10 minutos. Después los saco y los pongo en agua fría para poder pelarlos bien.

Mientras se cuecen los huevos ve preparando el resto de ingredientes. Pica la cebolla, el pimiento verde y el tomate en trocitos muy pequeños. En una sartén pon 2 cucharadas de aceite de oliva virgen y echa los ingredientes a sofreír. Seguramente en este momento ya están los huevos cocidos. Refréscalos y pélalos. Para hacerlo, da golpecitos suaves encima de la tabla o encimera, y por todas partes para que los puedas pelar bien. Yo siempre lavo el huevo una vez pelado para eliminar cualquier resto pequeño de cáscara.

Mientras los pelas, ve removiendo el sofrito. Añade sal y remueve. Ahora corta los huevos en mitades. Saca la yema y resérvala. Ahora, con ayuda de un saca pulpas, haz el hueco un poco más grande. Hazlo con mucho cuidado para que haya hueco pero te quede borde suficiente. Pica bien la clara que acabas de retirar y añadela al sofrito. Echa también unas 4 mitades de yema al sofrito. Deja sofriendo unos minutos sin dejar de remover. Ahora ya tienes las mitades listas para rellenar. Añade por último el atún en aceite a la mezcla y la cucharada de tomate frito para que todo ligue bien y se quede como una especie de masa.

Toca rellenar. Con la ayuda de una cuchara sopera ve rellenando los huevos y colocándolos en una fuente. No dejes el relleno al ras del borde. Mejor que desborde hacia arriba para que estén bien rellenitos.

Por último queda decorarlos. Coge las yemas cocidas que hemos reservado y con la ayuda de un rallador de queso ve rallándolas y echándolas por encima de los huevos. Si no tienes un rallador lo puedes hacer con un colador, presionando con el dedo, o simplemente con un cuchillo y muy picado. ¡Ya los tienes! Mételos en la nevera un par de horas antes de comer porque fresquitos están mejor. 

Truco de mamá: No coloques las yemas cocidas en una superficie mojada o se desharán. Acompaña el plato con mayonesa o salsa rosa.